Monthly Archives:

mayo 2022

    Patrimonio

    La plaza de Espana o la bailarina de flamenco màs bella de Sevilla (Espana)

    mayo 23, 2022
    PLACE D'ESPAGNE

    Las grandes exposiciones internacionales se inventaron en Europa a mediados del siglo XIX para presentar al público los avances técnicos y científicos de las naciones. Siguiendo su estela, se crearon otras exposiciones, pero hoy nos olvidamos de mencionarlas porque ya no son políticamente correctas. Me refiero a las «exposiciones coloniales». Con pocos años de diferencia, Londres (1924-25), Sevilla (1929-30) y París (1931) llevaron a cabo estos locos proyectos para celebrar la gloria del Imperio o de la Madre Patria.

    Mientras que Inglaterra y Francia aún estaban en plena posesión de sus colonias cuando lanzaron la idea de tales eventos, en el caso de Sevilla, el Reino de España ya no existía. A finales del siglo XIX sonó el toque de difuntos de la conquista española y todos los territorios americanos se habían emancipado de su tutela hispana.

    Entonces, ¿por qué una exposición así, y por qué en Sevilla?

    Hay que recordar que Sevilla era la cuarta ciudad de Europa en el siglo XVI (después de París, Londres y Nápoles). Desde su puerto en el río Guadalquivir partían galeones hacia el Nuevo Mundo, regresando con oro y plata de las Américas. Esta ciudad, que entonces era extremadamente rica, atraía a banqueros, comerciantes y artistas de toda Europa, así como a aventureros de todo el mundo. A principios del siglo XX, ya no era una ciudad de provincias, pero seguía siendo inmensamente simbólica. Y fue precisamente y enteramente en torno al «símbolo» que se concibió esta exposición, llamada «Iberoamericana», y la ciudad anfitriona no podía ser otra que Sevilla.

    De hecho, España estaba entonces gobernada por el dictador Miguel Primo de Rivera y «esto» explica «aquello». Detrás de esta exposición está la idea de conmemoración, de identidad nacional o incluso nacionalista, de retorno a un pasado glorioso «demostrando que la herencia colonial española es también sinónimo de progreso». El proyecto fue colosal y tardó casi 30 años en completarse, ya que fue interrumpido por la Primera Guerra Mundial.

    Si se analiza críticamente, esta exposición puede parecer caricaturesca en la forma en que invita a las referencias históricas, posiciona los pabellones y designa los espacios. Así, la «Plaza de España» -el monumento insignia de la exposición, que hace referencia a la nación calificada entonces como «Madre y Educadora de los Pueblos»- y la «Plaza de las Américas» -la de las antiguas colonias- se encontraban a ambos lados del parque, unidas por avenidas con nombres de… ¡conquistadores! Considerada más como una madrastra que como una madre protectora, España tuvo una relación complicada con el mundo hispanoamericano y uno se pregunta si esa disposición espacial podría realmente fomentar el diálogo entre pueblos que se habían distanciado.

    En definitiva, la exposición en sí misma podría ser discutible, pero como en todos los eventos de este tipo, siempre queda algo interesante, un rastro, un «pabellón» que ha escapado a la destrucción o que se ha conservado conscientemente. Este es el caso de esta «Plaza de España», erigida como monumento a la gloria de la unidad española bajo la égida de los Reyes Católicos contra su reino americano. Todo estaba pensado de forma gigantesca y simbólica y se ha dicho que su edificio, construido en forma de hemiciclo de 170 metros de diámetro y rematado con dos torres de 80 metros de altura, era como una matrona agarrada a su antiguo Imperio.

    La base del edificio está jalonada por 48 bancos cubiertos de azulejos que representan las provincias españolas, y el río que serpentea por el centro, que simboliza el Guadalquivir, está atravesado por cuatro puentes dedicados a los reinos de Castilla, Aragón, Navarra y León.

    ¿Puede haber algo más evocador? Contado así, el monumento podría ser nauseabundo, pero en realidad es exactamente lo contrario.

    Hoy en día, cuando paseas por este lugar, te olvidas totalmente de todas estas referencias. Se olvidan o se ignoran, porque la belleza ha borrado la pesadez de los símbolos del pasado. No sé si la arquitectura es notable, pero desde luego es encantadora. Independientemente de cómo se represente, esta plaza ha llegado a existir por sí sola, haciendo caso omiso de todos sus patrocinadores.

    Es elegante, incluso un poco altiva y ligeramente divertida, al haberse emancipado completamente del papel que se le ha asignado para hacer lo que le plazca. Como una bailarina de flamenco, deja que los colores de su ropa giren, lanzando sus brazos al cielo azul de Sevilla para dar la bienvenida a los sevillanos y a otros visitantes sin distinción de cultura, país o idioma.

    Ya no pretende demostrar una grandeza desaparecida en el estrecho marco de una simple exposición. Existe por sí mismo.

    Cada vez que lo redescubro, encuentro una personalidad más fuerte, más entrañable, más cómplice. Está casi vivo, habitado por una especie de humanidad, la obra creada ha escapado a sus creadores. Irónicamente, ahora que ya no tiene nada que demostrar, esta plaza se ha consolidado como una de las más majestuosas del mundo.