Monthly Archives:

diciembre 2020

    Patrimonio

    La doble vida del convento Santa Catalina (PERU)

    diciembre 20, 2020

    Caminando por este convento de más de dos hectáreas, en el corazón de la ciudad de Arequipa en Perú, uno se dice a sí mismo que ser monja en Santa Catalina, en el siglo XVI, no era necesariamente un castigo. Por supuesto, no fue realmente una elección, pero la compensación fue entonces igual al sacrificio.

    En esa época, las familias peruanas ricas de ascendencia española tenían la tradición de dedicar a las niñas más jóvenes a la religión y a las mayores al matrimonio. De los dos, uno se pregunta quién estaba peor. De hecho, las novicias que entraron aquí mantuvieron el estilo de vida asociado a su rango, después de haber pagado una dote sustancial, como lo requería la fundadora del lugar, la rica viuda Doña María Álvarez de Carmona y Guzmán. Si bien todo este dinero le dio al establecimiento un cierto prestigio, también se usó para embellecer el lugar. 

    Así nació un pequeño pueblo dentro de la ciudad, 

    lleno de belleza, comodidad y elegancia. 

    Estas damas disfrutaron de una agradable y entretenida vida diaria. Vivían en « celdas » más bien como apartamentos privados, decorados con gusto y equipados con una cocina privada, se les permitía tener sirvientas (y esclavos) y, a medida que crecían, llevaban una vida desenfrenada como « socialites. Actividades culturales, talleres de costura, banquetes con bellas vajillas puntuaban sus días, junto con – posiblemente – algunas obligaciones religiosas.

    Todo iba bien en el mejor de los mundos dentro de esta comunidad femenina hasta el desafortunado día de 1833 cuando Flora Tristán, una activista franco-peruana, llegó y se indignó por tal laxitud. Acogida con ostentación por las monjas que querían honrarla, hizo un mordaz informe al Vaticano para denunciar el escandaloso estilo de vida de Santa Catalina. El regreso del bastón no tardó en llegar y el Papa Pío IX envió a Sor Josefa Cadena, una estricta monja de la República Dominicana, para poner el monasterio en orden y reformarlo. Las monjas tenían que vivir una vida de oración y silencio y hacer voto de pobreza, sumiendo al convento en una era de austeridad.

    Sin embargo, un extraordinario testimonio arquitectónico permanece de este suntuoso (pero censurable a los ojos de la Iglesia) período. 

    Este convento, construido en la roca de los volcanes circundantes, es una joya como ninguna otra en el mundo, en cuanto a su tamaño, sus comodidades, su laberinto de calles pintorescas, su sucesión de majestuosos claustros y sus fuegos artificiales de vibrantes colores. 

    ¡En medio de la blanca Arequipa, brilla con picardía!

    Más informaciónes

    Monasterio de Santa Catalina websitehttps://santacatalina.org.pe

  • Atmósfera

    Rosa? Sí… ¡pero rosa mexicano!

    Ciertamente hay tantos tonos de rosa como de gris, y sin darle mucha importancia (o una novela), quise elegir uno, más rosa que los otros, porque este tiene una historia muy especial. Había una…

    diciembre 20, 2020