Browsing Category

Arquitectura

    El Havre de Monsieur Perret o los diferentes tonos de gris del hormigón. (FRANCIA)

    5 enero 2023
    Havre

    Durante mucho tiempo permaneció desconocido o rechazado, sin duda porque no hacía gala de una modernidad tan radical como su alumno Le Corbusier. En la declarada preferencia de sus contemporáneos por hacer tabla rasa del pasado, Auguste Perret se frenó al mismo tiempo que era uno de los más grandes arquitectos pioneros de su época. Una extraña paradoja. Por ejemplo, en la cuestión de la ventana, que Le Corbusier sólo quería como banda para marcar una ruptura con el pasado, mientras que Perret la quería vertical, fiel a la continuidad histórica.

    Le Havre

    A la crítica y al público no les gustan los «intermedios» y esto es precisamente lo que representaba Auguste Perret. Un hombre entre la modernidad y la moderación. Hoy, afortunadamente, se vuelve la mirada a sus realizaciones, especialmente a la ciudad de Le Havre, su obra más colosal y emblemática, clasificada Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2005.

    Le Havre

    La primera vez que pasé por Le Havre, sin poder realmente detenerme, la ciudad me pareció bastante austera, incluso triste y monótona.

    Me molestaba la continuidad de todos sus edificios, que parecían parecerse unos a otros. Buscaba los recovecos de las líneas rectas, el caos de la rectitud, la vida que surge del desorden.

    De hecho, me había perdido todo y especialmente lo esencial.

    Para descubrir Le Havre de Monsieur Perret, el ojo debe tomarse su tiempo y acostumbrarse al ritmo que pretendía el arquitecto, para captar los matices como el bolero de Ravel. Siempre igual y, sin embargo, siempre diferente.  

    Le Havre

    La historia de esta «nueva» ciudad comenzó en 1945, cuando el Ministerio de Reconstrucción y Urbanismo confió al estudio Perret la tarea de reconstruir la ciudad, que entonces era un inmenso campo de ruinas. 10.000 edificios habían sido destruidos durante la guerra. Dada la urgencia, Perret era doblemente el hombre adecuado para el trabajo, porque sabía cómo construir de forma moderna y económica. Su taller iba a centrarse en el desarrollo de una nueva ciudad, sin mirar atrás a su pasado, mediante la aplicación de nuevos procedimientos de planificación urbana, un plan general coherente y técnicas de fabricación innovadoras y baratas gracias al uso del hormigón, el material favorito del maestro.

    Se puede decir que Monsieur Perret estaba literalmente enamorado del hormigón. No sólo lo utilizó por su inmensa estabilidad y durabilidad, sino que también lo convirtió en su «orden» arquitectónico. Su experiencia en el taller de su padre, cantero, le enseñó que una materia prima se puede cortar, pulir y esculpir. Cree, con razón, que el hormigón también se puede trabajar.

    « El hormigón es la piedra que fabricamos, mucho más bella y noble que la piedra natural ». 

    Auguste Perret

    Así pues, jugó con la composición del hormigón, recubriéndolo para protegerlo, lavándolo para resaltar su grano, cascándolo para obtener irregularidades en la superficie y tiñéndolo en la masa para cambiar sus tonalidades. De hecho, Auguste Perret quería imponer el hormigón como estructura portante y como revestimiento, pero sus contemporáneos no estaban preparados. Por eso empezó haciendo concesiones con construcciones de hormigón … cubiertas de fachadas chapadas que contradecían sus discursos. Tanto en el edificio de la rue Franklin de París, su primer gran proyecto en 1903, que cubrió con finas losas de cerámica, como en el nuevo teatro de los Campos Elíseos, ocho años más tarde, que se vio obligado a ocultar tras losas de mármol blanco con venas grises, blancas y negras, no tuvo carta blanca.

    Le Havre le dio por fin la oportunidad de mostrar, a gran escala, todas las posibilidades de este material, sin avergonzarse de ello.

    En las viviendas, destinadas a víctimas de la guerra de todos los niveles sociales, el taller Perret diseñó pisos que iban desde estudios hasta de seis habitaciones, con un confort sin precedentes para la época: doble orientación, luz solar óptima, cocina y baño integrados, evacuación de basuras y calefacción colectiva por aire forzado. Evidentemente, esta hazaña ha sido posible gracias al uso de la prefabricación, la utilización sistemática de un armazón modular y la explotación innovadora del potencial del hormigón.

    El estilo constructivo de Auguste Perret se basa en dos reglas fundamentales: la estructura portante (o armazón) y los rellenos (tabiques). Cada edificio se compone de vigas separadas exactamente por 6,24 metros y el espacio vacío se llena de losas de hormigón que Perret adorna con toda la sutileza de su modelado, variando los matices y la granularidad de su material de un edificio a otro.

    Le Havre

    Pero es sin duda en la creación de la iglesia Saint-Joseph donde la magia de Perret funciona mejor.

    Este edificio totalmente de hormigón, como el resto de la ciudad, es increíblemente elegante y liviano, gracias también a las luminosas y resplandecientes vidrieras de Marguerite Huré. 

    Auguste Perret nunca transigió con sus convicciones. Se puso del lado de los constructores. Su ambición era diferente de la de sus contemporáneos, porque para él la belleza era una exigencia moral, un deber y una probidad. Le gustaba hablar de la «banalidad» de la arquitectura como un deseo de diseñar y construir lo que parece haber existido siempre.  Una arquitectura «razonable» alejada de la competición de egos, ya no completamente clásica, sin ser completamente moderna, que reflejaría una visión social sosegada.

    Afortunadamente, después de haberla repudiado o malinterpretado, nuestros contemporáneos por fin le rinden homenaje.

    Texto y fotos de Claudia Gillet-Meyer

  • Arcosanti

    Arcosanti, regreso al futuro (USA)

    La historia comienza como una posible respuesta a los problemas de una época. Tiene lugar en la década de 1970, cuando las ciudades estadounidenses se desbordan y se extienden como un reguero de pólvora,…

    29 julio 2022
  • Las graciosas «casas de cubo» en Rotterdam (PAISES-BAJOS)

    No hay nada más siniestro que una ciudad siendo bombardeada, pero eso es lo que desgraciadamente ocurrió en Rotterdam durante la Segunda Guerra Mundial. Para enfrentar el triste futuro, los concejales de la ciudad…

    20 diciembre 2020