Arquitectura

La Serrezuela de Cartagena o la anciana que no quería morir (COLOMBIA)

febrero 21, 2021
La Serrezuela  Carthagène Colombie

A veces, lo más interesante de un viaje es dar rienda suelta a la intuición y estar totalmente disponible para un descubrimiento inesperado. Esto es exactamente lo que ocurrió en Cartagena, mientras paseábamos por sus antiguas y coloridas calles. ¿Por qué nos atrajo este moderno edificio encajado entre la parte histórica de la ciudad vieja y sus murallas? Más aún porque al cruzar la entrada, ¡nos encontramos en un centro comercial! Como no nos gustan este tipo de lugares, estábamos a punto de dar la vuelta cuando la estructura interior nos llamó inmediatamente la atención. Parecía girar como una gran boa alrededor de un eje que no podíamos captar inmediatamente.

Obra de Alejandro Tobon Rojas a partir de maderas recuperadas en las antiguas arenas

Así que seguimos el paseo, tomamos las escaleras mecánicas y poco a poco vimos el magnífico centro que había estado oculto hasta entonces: ¡suntuosas arenas construidas todas de madera! ¡Qué logro tan espectacular!

A partir de ese momento, con los sentidos en alerta, literalmente «registramos» el edificio en todos sus rincones y no nos decepcionó. El lugar es majestuoso a la vez que íntimo, luminoso y elegante con sus materiales de madera, mármol y acero, abierto al exterior a través de grandes terrazas con vistas a la ciudad pero envuelto en su precioso espacio central.

Un éxito arquitectónico total debido a Álvaro Barrera Herrera, uno de los arquitectos más experimentados en restauración en Colombia. Porque, en efecto, ¡se trata de una restauración! 

De hecho, este edificio llamado la Serrezuela tiene una larga historia y lleva resurgiendo de sus cenizas desde 1893, cuando se construyó por primera vez como «Plaza de Toros». 

Desmanteladas tras la Guerra Civil, estas plazas se reconstruyeron por primera vez en la década de 1930 y pronto se hicieron famosas como puerta de entrada a la tauromaquia en Latinoamérica. Llamado «pastel de merengue» por los «aficionados» porque la estructura de madera estaba pintada de blanco, el lugar tomó entonces oficialmente el nombre de «Circo Teatro», ofreciendo alternativamente espectáculos culturales y corridas de toros. Entonces era un monumento emblemático de Cartagena, pero a partir de 1973 cesaron paulatinamente todas sus actividades. Luego cayó en el abandono y el olvido. No fue hasta 2014 cuando un grupo de inversores y promotores nacionales volvió a interesarse por ella.

Su improbable idea era reconstruir las arenas de madera del pasado para volver a acoger actividades culturales e insertarlas, como una joya, en el corazón de un destacado centro comercial.

De hecho, este último reúne principalmente tiendas de diseño colombiano que por fin ofrecen artículos diferentes, bonitos e inesperados, lejos de la monotonía habitual de las franquicias estandarizadas. Los restaurantes y las zonas de convivencia son igual de cuidados y originales.

Este inesperado maridaje entre dos edificios con vocaciones tan diferentes funciona de maravilla y proporciona un ambiente refinado y alegre, como si la antigua Serrezuela se divirtiera al volver a ser maquillada con un traje que le sienta como un guante.La Serrezuela de Cartagena o la anciana que no quería morir (COLOMBIA).

Texto de Claudia y fotos de Régis.

Mas informaciones:

http://voir-et-dire.net/?Alejandro-Tobon-Rojas-Natures-differentes

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply