All Posts By

admin

    Arquitectura Arquitectura moderna

    La casa de Frank Lloyd Wright en la cascada o la furia de vivir (Estados Unidos)

    noviembre 26, 2021
    Frank Loyd Wright
    Frank Lloyd Wright

    La Casa de la Cascada, construida por Frank Lloyd Wright entre 1935 y 1939, es uno de los mitos de la arquitectura moderna, un icono que ha sido estudiado y analizado muchas veces, porque es único y desestabilizador, provocador y encantador, irreverente y brillante.

    De hecho, todos estos adjetivos son tanto para su creador como para la propia casa.

    Ver esta casa había sido mi sueño durante muchos años. Tenía un lugar especial en mi imaginación y necesitaba ir allí, en lo profundo de los bosques de Pensilvania, para sentir «cara a cara» lo que esta casa había hecho nacer en mí, sólo con una fotografía.

    Hay un magnetismo en este lugar que es difícil de entender al principio. Por supuesto, la idea de poner una casa en una cascada es especialmente juiciosa e inteligente. Por supuesto, la audacia de todas estas plataformas de hormigón, en voladizo hacia el vacío, es extraordinaria. Por supuesto, la integración en el sitio es perfecta, delicada y poética. Pero todo esto no lo hace verdaderamente mágico.

    Falling Water

    Ante esta proeza arquitectónica (¡estábamos en los años 30!), algo -para mí- supera las múltiples interpretaciones que se han escrito sobre este lugar, y ese algo es el tesoro más preciado que nos legó Frank Lloyd Wright: ¡el elixir de la eterna juventud!

    Debemos recordar el increíble contexto.

    Cuando Edgar Kaufman, un acaudalado industrial de Pittsburgh, pidió a Frank Lloyd Wright que le construyera una casa de vacaciones «frente» a una cascada, Wright tenía 68 años y ya casi nadie se interesaba por él. El talentoso arquitecto que inventó el «Prairie Style«, tan popular a finales del siglo XIX, ya ha caído en el olvido.

    OAK Park Chicago
    Robie House – Chicago – 1908-1909

    Todo lo que Wright había aportado -romper con los viejos estilos europeos, introducir esas líneas horizontales que él llamaba arquitectura orgánica, ambientar sus interiores con el estilo japonés, refinar cada rincón con muebles y accesorios a juego- se consideraba ya anticuado frente a modernistas como Le Corbusier o Mallet Stevens.

    Frank Lloyd Wright studio
    Studio de Frank Lloyd Wright
    Robie House

    De hecho, era simplemente un arquitecto «acabado» por los miembros de su profesión. Se consoló escribiendo su autobiografía, pero ante la crucial falta de dinero, se vio obligado a organizar campos de trabajo para jóvenes en los terrenos de su finca Taliesin, en Wisconsin. Su reputación había sufrido una vida un tanto sulfurosa, una arrogancia de la que nunca se apartó y un anticonformismo del que se sentía orgulloso. 

    The rockery - Chicago
    Remodelación de The rockery por Frank Lloyd Wright – Chicago

    El que quiere ser un hombre debe ser un inconformista. Nada es más sagrado en última instancia que la integridad de la propia mente. 

    Frank Lloyd Wright
    Unity temple - Chicago

    Frente a sus detractores, Frank Lloyd Wright seguía creyendo en él, aunque la gente le diera la espalda.

    Unity Temple – Chicago – 1905-1908

    Se dice que se acababa de organizar al mismo tiempo una gran exposición de arquitectos en Chicago, considerada como «la» ciudad de la arquitectura moderna (gracias sobre todo a arquitectos como él), pero que el organizador casi se había olvidado de invitarlo, ¡creyendo que ya estaba muerto!

    Y ahora ha llegado este pedido de una casa de vacaciones. En lugar de alegrarse, Frank Lloyd Wright trató a su cliente con su habitual displicencia y morosidad. Espera, posterga y molesta tanto a su cliente que éste acaba creyendo que el proyecto no se construirá. Pero, de repente, el genio que acecha a este hombre supuestamente anticuado emerge con un destello de brillantez poco común. En pocos días, dibujó, diseñó, proyectó y comentó la casa que propuso a Edgar Kaufman, que se quedó sin palabras y bastante furioso. No era una casa frente a la cascada, sino por encima de ella, y costaba cinco veces más de lo previsto. Sin embargo, Frank Lloyd Wright es convincente y Kaufman es lo suficientemente rico como para seguir a este loco arquitecto hasta el final de su locura. Todo era lo contrario de lo que esperaba, pero siguió adelante con el encargo. Así nació la casa que revolucionó la arquitectura del siglo XX, imaginada y construida por un hombre al que todo el mundo había olvidado ya. Frank Lloyd Wright acababa de cumplir 72 años y, de repente, la prensa unánime lo lanzó a la palestra mundial con esta obra que lo presentaba como el más brillante futurista de los arquitectos contemporáneos.

    Falling water
    La casa de la cascada – Pennsylvania

    ¿Tienes idea de lo que significa? El hombre más ingenioso y moderno de todos los tiempos tiene más de 70 años y comienza una nueva carrera que supera a la primera que ya vivió. Los pedidos se suceden y Frank Lloyd Wright vuelve a crear cientos de casas que no se parecen a ninguna otra. No se conformaba con su glorioso pasado y sus referencias, ni siquiera con la casa de la cascada, que seguía siendo única. Inventa porque cada vez es más creativo y más… joven. Su nuevo objetivo era diseñar casas para presupuestos más modestos y diseñó un nuevo tipo de arquitectura, llamada «usoniana«. Estas casas más compactas, inspiradas en cierta medida en los preceptos japoneses, están de moda. Estaba abrumado y su actividad profesional nunca había sido tan intensa. 

    Finalmente, a los 90 años, diseñó uno de los museos más emblemáticos de Nueva York: el Guggenheim. Una vez más, desafía las leyes de la arquitectura. El hombre de la horizontalidad se vuelve hacia la elipse e imagina un edificio-caracol que se eleva hacia el cielo en suaves espirales. ¡Qué alegoría del fin de la vida!

    Museo Guggenheim
    Museo Guggenheim – Nueva York – 1959 – Foto de Jean-Christophe Benoist

    Según la filosofía taoísta, el hombre nace viejo para volverse joven cuando envejezca. 

    Por eso, frente a la casa de la cascada, hay un chasquido, como una vibración de eterna juventud que brota de las rocas al mismo tiempo que el agua e inunda el corazón de los que saben mirar.  Este logro no es sólo una casa; es como un espejo que refleja nuestros sueños, nuestras posibilidades, nuestra vida en espiral, sin principio y sin fin.

    Frank Lloyd Wright lo entendió y optó por convertirse, frente a los modernistas de la época, en algo mucho más grande: el arquitecto de nuestra alma.

    Texto de Claudia y fotografias de Régis

    Mas informaciones :

    https://www.todostuslibros.com/autor/wright-frank-lloyd

  • La Chascona
    Atmósfera

    Las casas oníricas de Pablo Neruda

    Pablo Neruda fue un hombre de muchas caras, excesivo y epicúreo. Combinó estas cualidades tanto en la diplomacia como en la poesía, y su vida le llevó a los cuatro rincones del mundo sin…

    junio 25, 2021