Monthly Archives:

marzo 2021

    Arquitectura Arquitectura moderna

    El Feng Shui en Hong Kong: entre caos y armonía. (CHINA)

    marzo 28, 2021
    Hong-Kong

    Cuando una ciudad se desarrolla como puerto, siempre he pensado que hay que descubrirla por mar y por eso llegamos a Hong Kong en barco de carga. La vista del paseo marítimo erizado de edificios multiformes, brillando en las aguas de la bahía, era impresionante. 

    En cuanto pusimos el pie en tierra, la hermosa postal se desdibujó para revelar una ciudad desordenada, densa e incoherente que parecía desafiar todas las leyes del urbanismo. Un shock. Nada estaba donde debía estar, en nuestra visión europea. 

    Y, sin embargo, algo indefinible mantenía todo este batiburrillo en su sitio e incluso en armonía. Algo que aún no conocía, pero que me enamoraría: la magia del Feng Shui.

    Aunque era una colonia británica cuando se fundó en 1842, tras las horribles Guerras del Opio, Hong Kong siempre ha tenido un alma, un comportamiento y unas creencias profundamente chinas. Y los británicos, escépticos ante las supersticiones locales, se dejaron convencer poco a poco de tener en cuenta algunas de ellas, en especial el Feng Shui. «Feng» significa «viento» y «Shui» significa «agua» y es una ciencia muy seria y respetada en China, destinada a apreciar las corrientes energéticas favorables que influyen en la ubicación y el destino de un edificio. 

    Inicialmente reservado para la construcción de las tumbas de los antepasados, el Feng Shui se convirtió en un elemento clave para la construcción de casas residenciales y luego, como extensión lógica, de edificios comerciales.

    En Hong Kong, el Feng Shui no es sólo una guía, sino también un arma y una de las influencias ocultas más importantes en el desarrollo de la ciudad.

    Para sobrevivir y tener éxito, todos, grandes o pequeños, han construido con el único propósito de atraer las mejores energías para su éxito personal. Por supuesto, con semejante razonamiento, ¡las leyes de urbanismo sólo tenían que ir a predicar a otro lugar! 

    Al inicio, los edificios respetaban los principios básicos más elementales: tener la espalda apoyada en el monte Taiping (para la protección del aliento del dragón que viene de la montaña) y la fachada orientada al mar (para la riqueza). Pero como las leyes del comercio son implacables y la competencia pronto se volvió dura, amarga y frenética, fue necesario pasar a consideraciones más sutiles. Cada una de las empresas en crecimiento reestructuró sus edificios para hacerlos más modernos, más grandes, más impresionantes y más acordes con las leyes del Feng Shui.

    Hubo una «carrera de altura» con el edificio “Jardine” como el más alto en 1972, luego el Hopewell Center en 1980, luego el Bank of China en 1990, luego el IFC, luego…

    Había todas las sutilezas para atraer la riqueza y repeler las fuerzas del mal: las ventanas de ojo de buey del «Jardine» que representan la moneda tanto como el sol para la riqueza, los atrios abiertos del HSBC para hacer circular las energías positivas y sus escaleras mecánicas en ángulo para ahuyentar a los demonios, los tejados del edificio IFC que representan coronas, símbolos de la élite.

    Ahí estaban las rectificaciones de los maestros del Feng Shui para contrarrestar una arquitectura «mal pensada». 

    El más emblemático es la piscina añadida al tejado del Hopewell Center para que la energía del agua contrarrestara la forma cilíndrica, que recordaba a una vela (o un cigarrillo) encendida y así (simbólicamente) hacer que el edificio se convirtiera en humo.

    Pero lo más fascinante es la verdadera guerra del Feng Shui que se jugó y se sigue jugando entre cada construcción.

    Esta «guerra» siempre ha estado presente y es la razón por la que Hong Kong parece caótico, pero estalló con la construcción del Banco de China. Se dice (y se escribe) que Pei, su arquitecto, no tuvo en cuenta las sacrosantas leyes del Feng Shui. Cierto o no, este edificio supuso un trastorno total en la ciudad, ya que sus líneas exteriores enviaron ondas dañinas a los edificios circundantes.

    Bank of China
    Bank of China

    Pei había querido simbolizar, en estos triángulos entrelazados, el crecimiento del bambú, pero todo el mundo vio en ellos ángulos salientes que lanzaban como flechas o cuchillos envenenados a los vecinos. ¡Pérfido!

    Se dice que el mal Feng Shui enviado por el Banco de China se dirigía hacia la residencia del gobernador británico «como un cuchillo dispuesto a cortar un trozo de pastel».  De hecho, después de su construcción, los gobernadores no permanecieron allí mucho tiempo; uno murió, otro fue despedido y el último, un chino, se negó a vivir allí.

    El HSBC, muy cercano al Banco de China, reaccionó muy rápidamente a estos «ataques arquitectónicos» tras ver caer sus acciones y mandó poner cañones en su tejado en dirección a su colega. ¡Encantador!

    El centro de Cheung Kong, construido entre estas dos orillas, tuvo que ser muy inteligente para escapar de estos vientos negativos, atrapado a ambos lados entre los cuchillos y los cañones. 

    Tiene un edificio cuadrado muy sobrio, con ángulos suaves y ventanas reflectantes para que la energía se arremolinara sin perturbar su propio equilibrio. 

    ¡Inteligente!

    Estas misteriosas energías invisibles pueden sentirse, incluso por los profanos, en todas las calles de Hong Hong. Dado que todo el mundo tiene que readaptarse continuamente a los posibles cambios que una nueva construcción podría provocar, la ciudad tiene sus propios «remedios». Un estanque con peces, una fuente, un pequeño templo, amuletos, árboles que se balancean con el viento, son medios para destruir los vientos malignos y crear una atmósfera general más pacífica. 

    En este efervescente y competitivo delirio urbano, el Feng Shui reina para preservar -también- nuestra armonía. 

    ¡Increíble Hong Kong!

    Texto de Claudia, fotos de Régis y Josepha Richard

    Mas informaciones :

    Hong Kong, la ciudad ultramoderna qui evita a toda costa el numero 4 por pura superstición

    https://www.elobservador.com.uy/nota/hong-kong-la-ciudad-ultramoderna-que-evita-a-toda-costa-el-numero-4-por-pura-supersticion-2021127253

    Novela : Tai Pan de James Clavell