Edificios religiosos Patrimonio

Las extrañas iglesias de madera de la Patagonia (CHILE)

marzo 1, 2021
église de Chiloé, Patagonie, Chili

No era la primera vez que esto ocurría en una librería. Un libro que, como por arte de magia, se destacó del lote y se interpuso en mi camino, impidiéndome ver hacia otro lado. Estábamos en Santiago de Chile y este magnífico libro estaba dedicado a las iglesias de madera de la isla de Chiloé. Mientras lo hojeaba, sentí una onda expansiva. Estas iglesias me parecían totalmente irreales, plantadas en medio de un entorno extraño y desconocido. Pero, ¿qué hacían allí, en los confines de la tierra?

El travieso libro* me dio entonces una orden silenciosa pero irrevocable: tenía que ir allí para averiguarlo. 

¡Chiloé! El nombre de esta isla significa «Tierra de Gaviotas». Se encuentra en el norte de la Patagonia chilena, donde la Cordillera de los Andes se deshace para formar el archipiélago del mismo nombre.

Es una de las mayores islas de América Latina, pero ha permanecido aislada durante mucho tiempo, casi inaccesible. «Casi»… porque los españoles consiguieron desembarcar allí en el siglo XVI, especialmente los misioneros jesuitas. Era necesario entonces ser extrañamente sólido, temerario o estar habitado por una fe infalible para atreverse a aventurarse en esas aguas, que no tenían pacificadores más que de nombre.

Pero en esta tierra hostil ya había chilotes, una población mixta de chonos, los nómadas de los mares patagónicos, y huilliches, una de las ramas de los autóctonos mapuches. El encuentro con estos recién llegados dio lugar a una mezcla de creencias, prácticas y conocimientos, bastante única en la historia de la colonización española.

Palafitos de Castro
Los palafitos de Castro

Como la misión de los jesuitas era evangelizar, abordaron la tarea adaptándose a la topología de los lugares, partiendo en expediciones de varios meses en piraguas a través del archipiélago. Muy pronto sintieron la necesidad de asentar los principios de su fe en la construcción de lugares de culto, pero es obvio que no tienen ni el material ni las habilidades para construir iglesias por su cuenta, en esta tierra del fin del mundo. Así nace una improbable colaboración entre los preceptos europeos y los modos de construcción (y de pensamiento) huiliches, que producirá una arquitectura particular.

Los nativos del archipiélago sabían construir en madera, y sólo en madera, ya fueran barcos o casas; por lo tanto, reproducirán la técnica de los primeros para los tejados y la de los segundos para el cuerpo del edificio que, todo cubierto de tejas, se levantará sin embargo sobre cimientos de piedra para aislarlo de la humedad.

Se construyeron así decenas de iglesias, montadas principalmente en ciprés y alerce, sin utilizar clavos, y todas ellas juiciosamente colocadas al abrigo de los vientos pero cerca del mar para que los sacerdotes pudieran acudir fácilmente a oficiar. El estilo se vuelve más refinado, incluyendo la parte de misterio, y de creencias, propia de las comunidades nativas. Lo que queda de esta época es la iglesia de Achoa, que ha conservado gran parte de su estructura original.

Luego llegaron nuevos misioneros jesuitas en el siglo XVIII. Estos venían de Europa Central y la dulce mezcla de géneros iba a enriquecerse una vez más. Traen consigo los modelos neoclásicos y barrocos de sus respectivos países: Hungría, Baviera, Transilvania… y dan un nuevo impulso a estas construcciones que ganarán en decoración.

Están adornadas con campanarios más elaborados que a veces sirven de faros para los marineros, con arcadas y pilares tallados y con estatuas que los lugareños siguen interpretando con sus tradiciones ancestrales.

Esto se conoce como la «Escuela Chilota de Imaginería Religiosa», que es una verdadera mezcla, producto del sincretismo cultural con influencias europeas, latinoamericanas e indígenas.

Es sobre todo en esta mezcla excepcional y en el carácter único de estas construcciones de madera en lo que se basó la UNESCO para inscribir 16 iglesias de Chiloé en la Lista del Patrimonio Mundial en el año 2000, entre las decenas que se han construido en estas lejanas tierras. 

Descubrir estas iglesias es un viaje al corazón de una misteriosa espiritualidad. La aparente sencillez y a veces incluso la austeridad de sus exteriores son sólo fachadas. El interior es increíblemente alegre y acogedor con colores cálidos.

Es una invitación a la serenidad.

Uno se siente bien allí, en armonía con el Dios que más nos conviene, ya que aquí, en el fin del mundo, los hombres han decidido que todas las religiones son una.

Iglesia de Tenaun, Chiloé, Patagonia
Iglesia de Tenaun

Cuando fui a Chiloé un año después, busqué este libro por todas partes, pero parecía desconocido para todos los libreros. ¿Fue fruto de mi imaginación o efecto de los brujos que aún pueblan esta isla?

Iglesia de Chiloé Patagonia
Iglesia de Ichuac

El texto es de Claudia y los fotos de Claudia y Régis.

Mas informaciones:

• Iglesias de Chiloé

• Iglesias de Chiloé

https://www.ecured.cu/Iglesias_de_Chiloé

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply