Patrimonio

Santa Rosalía o la arquitectura «colonial» francesa del Mar de Cortés.

abril 9, 2022
Santa Rosalía church
Santa Rosalia

Con vistas al Mar de Cortés, en el lado de Baja California, la pequeña ciudad de Santa Rosalía es un ejemplo perfecto de la arquitectura colonial francesa del siglo XIX.

De hecho, todo se ha dejado como estaba para dar testimonio de una historia que muchos han olvidado pero que marcó los intercambios franco-mexicanos de la época.

La aventura comenzó en 1884, cuando Georges de la Bouglise y Edouard Cumenge, ambos ingenieros franceses en minas, realizaron un estudio del yacimiento de cobre en esta pequeña parte de México, que entonces era explotado por artesanos. Este yacimiento situado cerca de la antigua mina de plata de Santa Rosalía, fue calificado por los dos ingenieros como notable, gracias a su alto contenido en mineral y a su ausencia de arsénico y antimonio. Su informe fue lo suficientemente edificante como para convencer al banco ginebrino Mirabaud et Cie y al de la familia Rothschild de que invirtieran en lo que se convertiría en la famosa Compagnie du Boleo, una empresa minera de excepcional éxito. Cuando digo «famoso» es porque estoy pensando en el final del siglo XIX, cuando el cobre, también llamado «oro rojo», estaba en auge en el mercado mundial. En su momento, El Boleo se convirtió en uno de los valores estrella de la bolsa de París. Edouard Cumenge fue su primer director durante 10 años, pero siguió muy vinculado a ella hasta el final de su vida.

Santa Rosalia


Pero echemos un vistazo al contexto para entender la situación de la época.
Los dos bancos invirtieron en la empresa minera, a la que llamaron El Boleo o «jeu de boules» por la matriz esférica en la que aparecían los cristales de cobre, mediante la firma de un acuerdo con el presidente mexicano Porfirio Dias para obtener una licencia minera de 50 años.
La situación les era especialmente favorable porque Porfirio Dias quería modernizar su país y le gustaba tratar con los franceses para tener un contrapeso a los designios norteamericanos, que eran demasiado codiciosos. Por lo tanto, concedió el permiso, pero pidió a la Compañía del Boleo que empleara a mexicanos y que creara una ciudad en este pedazo de desierto en el fin del mundo. La empresa hizo esto, pero también trajo a cientos de franceses, yaquis, japoneses y una gran comunidad china, lo que hizo que el lugar fuera increíblemente cosmopolita.

Santa Rosalia


Así nació la pequeña ciudad de Santa Rosalía, que enseguida se dotó de cinco altos hornos, un puerto artificial que servía de enlace entre Europa y California, un hospital e infraestructuras públicas. En las alturas se construyó un hotel con vistas a la bahía, seguido de edificios administrativos, viviendas para los trabajadores y villas para los notables en un estilo arquitectónico que los franceses sabían hacer en sus colonias; casas cuadradas, simétricas, de entramado de madera, con tejados de gran pendiente y amplios porches emblemáticos.

Hôtel Frances Santa Rosalia

Estos llegaban «prefabricados» desde Nevada, se transportaban en barco a la ciudad de La Paz y luego se traian a Santa Rosalía.

Santa Rosalia

Entonces la comunidad, que crecía considerablemente, tuvo que dotarse de una iglesia digna de ese nombre. Una iglesia de hierro, diseñada en Francia, llegó aquí en barco completamente desmontada, lo que la hizo especialmente adecuada para estos climas extremos. La iglesia de Santa Bárbara es, sin embargo, un pequeño misterio, cuidadosamente mantenido por la comunidad local. Frente a su portal de entrada, se proclama a viva voz que fue construido por Monsieur Gustave Eiffel. La epopeya es tan seductora como extraordinaria. Se dice que fue presentada por los talleres Eiffel en la Exposición Universal de París de 1889 al mismo tiempo que «la» Torre, que ganó un premio, que partió hacia África y que regresó a Bélgica, donde la esposa del director de la empresa Boleo la encontró, la compró e hizo que la enviaran a Santa Rosalía. Fin del primer escenario llamado «oficial».

Iglesia de Santa Rosalia


La otra historia destaca que el diseño de las casas de hierro fue «el resultado lógico e inevitable, a mediados del siglo XIX, de toda una serie de inventos y desarrollos técnicos». Los edificios se diseñaban con todas sus partes de hierro y se podían desmontar para enviarlos a las colonias, ya fueran casas de campo, villas, refugios, escuelas o iglesias.


Aunque Gustave Eiffel es sin duda la figura más emblemática de estas nuevas construcciones, no es la única. Otros hombres lo intentaron, en particular Bibiano Aristides Duclos, ingeniero, empresario y constructor que creó sistemas de construcción de casas desmontables-transportables, conocidos como «sistema Duclos». Para los que han estudiado de cerca la iglesia de Santa Rosalía, ¡podría haber sido diseñada por el Sr. Duclos y no por el Sr. Eiffel!


Pero no importa. Es aún más interesante que estas casas de hierro constituyan toda una parte de la historia de la arquitectura colonial francesa, al igual que las casas de madera que Francia implantó en Luisiana, en las Antillas y… ¡en Santa Rosalía!

En su apogeo, en 1910, la ciudad contaba con más de 10.000 habitantes, de los cuales 4.000 trabajaban en la empresa Boleo. Fue la segunda ciudad «electrificada» de México después de Ciudad de México. Luego, la Revolución Mexicana, seguida de la crisis de 1929, puso en aprietos a la explotación minera, que cambió de manos, entró en decadencia, cerró en 1984 al caer los precios del cobre y ahora está en proceso de reactivación.

Santa Rosalia

Pase lo que pase, gran parte de la arquitectura de Santa Rosalía ha permanecido en pie y ésta es la verdadera pepita de este lugar. Cuando se abren las puertas del Hotel Frances, uno se emociona. Las habitaciones apenas han cambiado y podemos escuchar la conversación del director de El Boleo sentado en el restaurante junto a la recepción. Un poco más adelante, al entrar en las oficinas de la empresa, es de esperar que le vea volver de comer. Aquí tampoco ha cambiado nada.

Santa Rosalia

Sólo cuando sales al porche para admirar la vista del puerto te das cuenta de que los edificios de la empresa minera se han convertido en un extraño armatoste en desuso y salpicado por el mar.
En este lado, abajo, sólo quedan los esqueletos de la explotación minera, de espaldas a la ciudad.

Santa Rosalia


Arriba, es como si la ciudad hubiera escapado del tiempo, rescatada y viva, esperando que alguien venga a quitar la fina capa de polvo que cubre su historia.
Dos caras de la misma moneda, ambas al margen de la ciudad contemporánea que ha intentado no morir.
Si algún día alguien se interesa por este patrimonio, ¡que sea con respeto para que este legado único no desaparezca!

Santa Rosalia

Texto de Claudia Gillet-Meyer y fotos de Régis Meyer

MAS INFORMACIONES :

«Es necesario que no termine el El Boleo, el gobierno tiene que sosternelo hasta que Santa Rosalia se convierta en un Centro Histórico. Posee todo para ello: hospital, comercios, boticas; el pais es extraordinariamente hermosa, los alrededores turísticos son inagotables…» 1954

EL BOLEO en los diarios de Consuelo Corona de Noppe

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply