Jardines

Las Pozas o la selva fantástica de Edward James (MÉXICO)

marzo 13, 2021
Edward James

Se llamaba James. Edward James. Era conocido como un rico excéntrico inglés, lo cual era absolutamente. Nacido en 1907, hijo de un magnate estadounidense y de una dama de la alta sociedad escocesa (presuntamente hija natural del rey Eduardo VII), creció como un niño solitario y heredó a la muerte de su padre de una inmensa fortuna


Su infancia, que según él no fue tal, le marcó para el resto de su vida. Abandonado a sus sueños y a su imaginación, comienza muy pronto a inventar fantásticos mundos paralelos que le fascinan y crean su nueva realidad. Así fue como, unos años más tarde, se convirtió en el mecenas de Salvador Dalí y René Magritte o Leonora Carrington.

Manos

«Si soy surrealista, no es porque tenga vínculos con este movimiento, sino porque nací surrealista».


La primera parte de la vida de Edward James en Inglaterra fue bastante caótica, marcada por un matrimonio fallido y muchas desilusiones. Poeta él mismo y sincero amante del arte, su extrema generosidad hacia los artistas surrealistas no fue apreciada. Se le describió como turbulento, incoherente e incluso a veces desquiciado, y se le acusó de tener los caprichos de un multimillonario.

En 1939, se marchó a Estados Unidos, dejando atrás este mundo demasiado estrecho. Allí conoció a Aldous Huxley, el budismo, la psicoanálisis y un despertar espiritual que encajaba perfectamente con su mundo interior.

La consagración de este exilio es probablemente su encuentro con México -un país aún más surrealista que los artistas que financiaba- y especialmente con Plutarco Gastelum que se convierte en su amigo y alter ego hasta el final de su vida.


Con él, emprendió viajes por todo el país en busca del lugar ideal para establecerse y crear su Shangri La, su Edén, su paraíso. Cuando ambos descubren la exuberante selva que rodea el pequeño pueblo de Xilitla, en el este de México, es amor a primera vista. Mientras Edward comienza una colección de orquídeas salvajes y un Arca de Noé con todos los animales imaginables en un terreno de 32 hectáreas, Plutarco construye la casa más sorprendente en el pueblo de Xilitla para su familia y para Edward.

Sin embargo, durante unos años, Eduardo se contentó con una cabaña en la selva donde disfrutaba escribiendo sus poemas y bañándose en las cascadas y bañeras naturales de su finca (de ahí el nombre de «Las Posas»).

Las Pozas


Las inusuales heladas de 1962 marcaron el final de este periodo, destruyendo todas sus orquídeas y enfrentándose a un nuevo reto: transformar esta selva en un jardín. ¡Y qué jardín tan extraño es! No se trata de plantas, ya que la selva es capaz de producirlas por sí misma, incluso más de lo necesario. En cambio, Edward decide intervenir para hacerse eco de esta exuberancia, con construcciones inspiradas en los numerosos cuadros de sus amigos surrealistas y en su desbordante imaginación. Emplea a Plutarco a tiempo completo en este proyecto, así como a más de un centenar de personas de la zona que lo ven como una ganancia inesperada.

Junto con Plutarco, diseñó y construyó enormes moldes de madera para verter el hormigón, luchando contra un entorno desfavorable para llevar todo este material a este remoto rincón del mundo.


Del suelo surgen columnas, así como escaleras que no van a ninguna parte, serpientes irreales, setas gigantes y terrazas ajardinadas. La selva responde a estas elucidaciones con sus propios recursos, enredando algunas de las esculturas con sus gigantescas lianas, cubriendo las partes más sombrías con musgo o plantas, tratando siempre de reclamar su territorio. Y a Edward le encanta. Este juego y este combate cuerpo a cuerpo con la naturaleza, que podría engullirlo todo, forma parte de su proyecto, de su sueño, de su campo poético.

Las Pozas


Cuando se visita este jardín, hay que dejarse sumergir en este mundo fantástico en el que el hombre y la naturaleza han realizado una danza fascinante, cada uno reflejando al otro, cada uno en sus límites y en sus excesos.

Este jardín no es un jardín, pero también es todos los jardines del mundo. Un paraíso que se asemeja al ideal que hay en nosotros. Mucha gente se ha preguntado por el significado de todas estas construcciones, que obviamente han sido calificadas de surrealistas. Se han visto como alegorías y referencias a Alicia en el País de las Maravillas, al delirio inducido por las drogas, a la expresión del subconsciente, a obras pictóricas o literarias. Puede ser cierto, pero este «jardín» nace sobre todo de la excepcional fertilidad creativa de su autor.


De hecho, Edward James no fue realmente comprendido en su época. Rara vez se le cita como mecenas de las artes, aunque la lista de personas a las que ayudó es increíblemente larga. Como poeta, queda relegado a un segundo plano o es controvertido. Sus primeras biografías suelen presentarlo como un diletante, más interesado en destacar las jugosas anécdotas de su vida que sus cualidades. Y cuando se describe a Edward James como inconstante, es para olvidar que la mayor constancia de su vida fue su excentricidad. Porque fue el último de los grandes excéntricos del siglo XX, y sólo este título es para mí el mayor elogio, grabado en los logros enigmáticos de este jardín surrealista.

Las Pozas

Mas informaciones:

Edward James y Las Pozas: Un sueño surrealista en la selva mexicana (Arte y Fotografía) Editorial : TURNER PUBLICACIONES S.L.

Edición en Español  de Margaret Hooks  

El Jardín Escultórico Edward James se une a la lista de Great Gardens of the World

https://www.forbes.com.mx/forbes-life/el-jardin-escultorico-edward-james-se-une-a-la-lista-de-great-gardens-of-the-world/

• El jardin “Las Pozas” in Xilitla, Mexico.

https://www.laspozasxilitla.org.mx

 La casa « El Castillo » de Plutarco, hoy una posada

https://www.elcastilloxilitla.com

• El museo Leonora Carrington de XILITLA

https://www.leonoracarringtonmuseo.org/xilitla

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply