Jardines

«Juegos de agua en la Villa d’Este» (ITALIA)

abril 25, 2021
Villa d'Este

¿Podría decirse que, en nuestro vasto mundo, la obra de arte ha elegido a veces a su creador y no al revés? Dada la pugnacidad con la que han nacido y existen algunas obras, la afirmación anterior es posible. En cualquier caso, en mi opinión, esto es lo que debió ocurrir en Tívoli, cerca de Roma, a finales del Renacimiento. 

Vista de los jardines de la Villa d’Este desde el palacio

Italia estaba en el apogeo del Arte y me gusta pensar que, en esta efervescencia creativa, el Agua, este elemento único, precioso y vital, pero tan trivializado por el hombre, se dijo a sí mismo que ya era hora de que la humanidad tomara conciencia de la amplitud de sus posibilidades. A partir de esta observación, con la que yo reclamo totalmente, imaginemos lo que ocurre a continuación. 

El (Agua) decide convertirse en la heroína de una obra de arte que la engrandece y venera. Entonces empieza a buscar a la persona adecuada para realizar su ambicioso sueño. La elección recae en un cardenal que también tiene una ambición, convertirse en Papa. El agua es astuta. Comprendió que la determinación de este hombre serviría a sus propósitos.

Presentemos al hombre. Su nombre es Hipólito de Este, hijo de Lucrecia Borgia, que no tiene una excelente reputación con el papado. Sin embargo, acaba de ser nombrado cardenal y gobernador de Tívoli y no le gusta la villa que le han asignado. Sueña con algo más grande, más vasto, más suntuoso. El agua está exultante. Está segura de haber encontrado al afortunado. ¿Fue ella quien le sugirió en el fondo de su mente que comprara el convento benedictino y lo convirtiera en un palacio? ¿Y por qué no?  En cualquier caso, Hipólito recibió sin duda un mensaje porque decidió, desde el principio, dedicar sus futuros jardines al elemento acuático, y esto, sin ninguna economía de medios. 

« El agua habla sin cesar y nunca se repite »

Octavio Paz

Los viveros y la fuente del órgano

Inmediatamente, los ingenieros y arquitectos rediseñaron por completo el emplazamiento. Se remodeló el valle y -perdón- se desviaron tres ríos (el Aniene, el Albueno y el Erculaneo) para llevar el agua a las futuras fuentes del futuro jardín… ¡Para transportarla hubo que construir un acueducto, un paso subterráneo y un canal de más de 600 metros! ¿No me digas que todavía no crees que fue la obra de arte la que puso la mira en su creador?

Fuente del Óvalo, diseñada por Pirro Ligorio. Villa d’Este

Cuando toda esta colosal obra se completó, el trazado del jardín comenzó a aparecer y es obvio que todo allí está al servicio del agua. Las perspectivas escalonadas, las escaleras, los rellanos sucesivos, los lechos, las grutas, las medianas, los pisos y los desniveles. Todo, absolutamente todo, está diseñado para que el agua se exprese en todas sus manifestaciones. Y eso es exactamente lo que hace. 

Fuente del organo. Villa del Este

 En la Villa d’Este, habla, baila y canta a su antojo y como nunca la ha visto ni oído. Gotea, serpentea y chorrea. Brota y cae en gotas, redes, géiseres, ramos o cortinas en fuentes y cuevas. Susurra, cacarea, salpica, chorrea, gorjea y ruge. Es Diva, divina o discreta. Sorprende, se ramifica, se reúne y se extiende. Juega tanto como se pavonea. Incluso vocaliza en el órgano hidráulico que la hace cantar. Y, la guinda del pastel, coquetea permanentemente con la luz que la ilumina y la colorea según el sol y el viento. 

« La vida es el agua bailando sobre la melodía de los sólidos »

Albert Szent-Györgyi

Nunca antes el agua había tenido la oportunidad de ser tan admirada. El jardín está a su servicio y no al revés. Ella es la verdadera dueña y señora del lugar. Se ha hablado de un jardín de las maravillas, que une los jardines clásicos del Renacimiento con los del Barroco: un jardín manierista en el que empiezan a aparecer figuras grotescas, como este muro con decenas de fuentes. 

Hubo un «antes» de Tivoli y un «después», porque este lugar marcó definitivamente un punto de inflexión en el arte de los jardines.

La Villa d’Este es una proeza arquitectónica, artística y tecnológica, sin duda. Para mí, es una obra de arte que se les ha escapado a sus creadores (porque varios cardenales se han sucedido para completarla). Pero el único que realmente supo transmitir su esencia fue Franz Liszt.  Escuchando los « Juegos de agua en la Villa del Este », uno descubre lo que seguramente el agua susurró al oído de Hippolyte para convencerle de que le dedicara este maravilloso reino.

Juegos de agua en la Villa del Este. Frans Liszt

Texto de Claudia y fotos de Régis.

MAS INFORMACIONES:

La Villa d’Este esta on la lista del patrimonio mundial de la UNESCO:

https://whc.unesco.org/es/list/1025

Itinerario Europeo de los jardines históricos:

https://europeanhistoricgardens.eu/portfolio-item/villa-deste

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply