Jardines

El templo Tôfuku-ji y la eterna modernidad de su jardín seco (JAPON)

diciembre 20, 2020

Para describir el templo Tôfuku-ji en Kyoto, se podría decir… muchas cosas: 

Religioso: « Es uno de los cinco grandes templos del budismo zen en Japón ».

Estética: « El resplandor otoñal de los 2000 arces que crecen en su recinto es impresionante « 

Historia: « Su monumental puerta, llamada Sammon, es considerada un tesoro nacional ».

Para mí, es la audaz modernidad de su Karesansui – o jardín seco – lo que merece toda la atención. Este jardín tan tradicional en la cultura japonesa, metamorfoseado aquí por el genio visionario de un hombre poco convencional.

Fue en 1939 cuando el abad del templo pidió a Mirei Shigemori, un pintor, especialista en ikebana y en la ceremonia del té, que renovara los jardines que acababan de ser devastados. La elección es atrevida porque Shigemori no es un paisajista establecido. Sin embargo, acaba de embarcarse en un viaje de cuatro años a través de Japón para visitar 242 jardines históricos, de los cuales ha publicado una edición exhaustiva en 26 volúmenes. 

Este entusiasta de los jardines acepta el encargo bajo ciertas condiciones: trabajar gratis a cambio de una total libertad de ejecución. Así, creará un nuevo karesansui, compuesto de cuatro jardines cardinales alrededor del edificio principal, uno de los cuales es una constelación de estrellas de hormigón y el otro un damero de hormigón y musgo, introduciendo así un material contemporáneo dentro de la más pura tradición. 

Una verdadera revolución.

Al traer el jardín seco al siglo XX, Shigemori perturba. Pero es uno de esos raros y preciosos seres que instintivamente saben tomar el pulso de los tiempos. Vínculo entre culturas, disciplinas y temporalidad, entendió que es posible innovar conservando los hitos ancestrales; que no es necesario copiar a Occidente para integrar la modernidad; que la interpretación de la naturaleza se puede enriquecer con nuevos materiales.

Este fue sólo su segundo logro, pronto seguido por más de 200 otros en todo el país, todos concebidos con una visión que él llamó « modernidad eterna ».

Cuando se trata de los jardines japoneses, Shigemori es todavía  una figura controvertida en su país y los historiadores de arte continúan enfurruñados, a menudo omitiendo nombrarlo.

¿Es tan difícil cambiar las tradiciones? Su obra respondió a esta pregunta en lugar de los teóricos y rindió un maravilloso homenaje a su maestro, porque el jardín de damas del templo Tôfuku-Ji se ha convertido en la imagen icónica de los jardines japoneses contemporáneos de hoy… ¡en todo el mundo!  

Más informaciónes

« Mirei Shigemori: paisajes del espíritu »Fredy Massad and Alicia Guerrero Yeste

https://www.vitruvius.com.br/revistas/read/resenhasonline/07.076/3081

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply