Arquitectura Arquitectura moderna

Arcosanti, regreso al futuro (USA)

julio 29, 2022
Arcosanti

La historia comienza como una posible respuesta a los problemas de una época. Tiene lugar en la década de 1970, cuando las ciudades estadounidenses se desbordan y se extienden como un reguero de pólvora, creando suburbios cada vez más extensos y horizontales por los que sólo se puede circular en coche.  La ciudad se come el medio ambiente y genera un consumo excesivo de todo.

Arcosanti

De este estado de cosas surgirá un cierto número de conciencias, seguidas de proyectos y realizaciones más o menos realistas.  

Arcosanti está exactamente en esta línea.  

Su creador es un arquitecto italiano que, con el título en la mano, se fue a Arizona a finales de los años 40 al centro de estudios construido por el gran Frank Lloyd Wright en Taliesin West, en Phoenix. Allí se discutió el tema de la arquitectura orgánica, y los principios de Frank Lloyd Wright, combinados con su espíritu «idealista rebelde», sedujeron al joven Paolo. Con un colega, se trasladó al desierto de Arizona, donde construyeron juntos su primera obra simbólica: una columna con ménsulas hecha con bloques de hormigón robados. Le siguió la Dome House, una casa enterrada y cubierta por una cúpula de cristal y aluminio. Paolo Soleri regresó entonces a Italia durante unos años, donde se le encargó la construcción de una fábrica de cerámica (Ceramica artistica Solimene). Este edificio ya contiene los elementos de sus futuros proyectos. Construida en la roca de la montaña, se articula en una sucesión de tubos cilíndricos de ladrillos rojos y verdes, como los tubos de un órgano gigante. El plan es un espacio continuo que sigue las diferentes fases de la producción de productos cerámicos. Este espacio, al igual que la cerámica, influiría en la creatividad del joven arquitecto para su ciudad ideal: Arcosanti. 

Arcosanti

Así, de vuelta a Estados Unidos, mientras las ciudades están en exceso horizontal, Paolo decide construir su ciudad vertical. Inventó la palabra Arcosanti, que viene del italiano Cosa y Anti, que significa «antes de las cosas», así como el concepto de arcología, una fusión entre arquitectura y ecología. Su ciudad se convertirá en un laboratorio urbano, comunitario y ecológico en medio del árido y ardiente desierto de Sonora, a 110 km de Phoenix, para luchar contra «la tendencia de la especie humana a extenderse».  

Arcosanti

Estaba en el aire de la época y Paolo Soleri se colocó a la cabeza de un movimiento utópico de creación de megaestructuras (Asteromo, Babelhoah, Veladiga, Babel B), cuyos dibujos y maquetas se expondrían en la Corcoran Gallery de Washington en 1970, y se publicaron en un lujoso catálogo «The Sketch Books of Paolo Soleri». 

Arcosanti nació con un grupo de voluntarios comprometidos que rodeaban a Paolo Soleri como discípulos. Se le ha llamado líder espiritual y su filosofía de la ciudad ideal es «ciencia ficción, brutalismo, arquitectura religiosa y vernácula».

Arcosanti

Las ideas, el radicalismo, la rebeldía, los sueños y las convicciones de Paolo son seductores. 

Arcosanti fue, desde el principio, un sitio experimental y los principios arquitectónicos evolucionaron a medida que se construía para probar nuevas ideas. Toda de hormigón, encaramada en una colina que domina una naturaleza un tanto hostil, la «ciudad» yuxtapone ábsides orientados al sol como catedrales destripadas, cubos superpuestos que juegan con el vacío, perforados con ventanas redondas, un anfiteatro, un invernadero, una piscina y cipreses que la asemejan a un remoto pueblo toscano.

Arcosanti

Construido en su mayoría entre 1970 y 1990, estaba destinado a albergar a 5.000 habitantes, pero rara vez había más de 120, viviendo y trabajando en el lugar. Inspirado en su fábrica de cerámica, Paolo Soleri tuvo la brillante idea de añadir a su proyecto arquitectónico una pequeña unidad de fabricación de campanas de hierro fundido y cerámica, cuyas ventas suponían una importante fuente de ingresos para la comunidad. 

 

Sin embargo, debido a la falta de recursos reales, el asentamiento dejó de crecer y se convirtió principalmente en un museo y centro de formación dedicado a las utopías de su fundador. 

Debo admitir que no sentí mucha emoción cuando visité este lugar. La idea me había interesado pero, curiosamente, echaba de menos un alma. ¿Será porque el creador ya no está y era la pieza clave del puzzle? La realidad que representa hoy Arcosanti se parece más a un caso escolar que a una ciudad radiante. Hay una curiosa sensación de falta de alegría. El «posible» generado por el deseo de una ciudad ideal choca con la cotidianidad de un manifiesto arquitectónico y no de un lugar de convivencia. Ya sea horizontal o vertical, la ciudad del futuro no es sólo una distribución de edificios en el espacio.

No puede prescindir de los seres humanos que la habitan, que la hacen vibrar, que la iluminan. Arcosanti nunca ha podido superar el centenar de habitantes, y ahí es donde veo el límite entre la utopía y la vida. 

Para mí, Arcosanti es fascinante de visitar pero ciertamente imposible de vivir. Paolo Soleri creó pocos edificios en su carrera y su contribución como arquitecto es principalmente filosófica y teórica. Sin embargo, ha inspirado a toda una generación de escritores y cineastas de ciencia ficción que han interpretado el concepto de arcología de muy diversas maneras, abriendo el debate sobre la bioclimatología y los verdaderos problemas de supervivencia del futuro. 

Quizá sea aquí donde radica la verdadera misión de Arcosanti. Para encontrarla, hay que mirar la ciudad a través de los ojos de Paolo Soleri, un fabuloso dibujante. Sus planos y bocetos tienen una fuerza y una dimensión inusuales. Son inspiradores y abren el camino a un mundo poético que la realidad no ha servido ciertamente en todo su potencial. 

Por último, como vuelta al futuro, Taliesin, el centro creado por Frank Lloyd Wright donde se reveló Paolo Soleri, trabaja ahora en colaboración con Arcosanti para su escuela de arquitectura.

¡Vivan los rebeldes y los utópicos! 

Texto de Claudia Gillet-Meyer y fotos de Régis Meyer

MORE INFORMACIONES :

ARCOSANTI, una utopía urbana creada por PAOLO SOLERI en los 70 en Arizona

https://www.revistaad.es/arquitectura/articulos/arcosanti-utopia-urbana-creada-por-paolo-soleri-arizona/26274

Arcosanti: Paolo Soleri on his futuristic utopian city in the desert

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply