Browsing Tag

Fred Harvey

    Paisaje Patrimonio

    Mary Colter, la novia del Gran Cañón

    marzo 23, 2022
    Gran Canyon

    ¿Se imagina que a principios del siglo XX, el Gran Cañón, esa maravilla que la madre naturaleza regaló a los Estados Unidos, era casi desconocido para los pioneros del Oeste, sólo accesible a caballo o en diligencia?
    Fue en 1902 cuando el Ferrocarril del Gran Cañón, filial de la compañía Santa Fe Railway, permitió a los visitantes venir a admirar esta maravilla. Se produjo una serie de circunstancias únicas que sólo el Salvaje Oeste americano podía provocar. El Santa Fe Railway era uno de los ferrocarriles más grandes del país, y tuvo más éxito económico cuando un hombre, de nacionalidad británica, añadió su elegancia y hospitalidad para hacer del viaje en tren algo realmente agradable y atractivo. Este mago, llamado Fred Harvey, no tardó en darse cuenta de que había que asociar los hoteles, los restaurantes y las tiendas a las paradas de los trenes, pero, sobre todo, lo hizo con buen gusto. Esta fue la primera oportunidad para el Gran Cañón.

    El Tovar
    El Tovar


    Así que inmediatamente imaginó un hotel de lujo, como un chalet de montaña, construido con troncos, cerca de la estación de tren, que acogiera a todos los visitantes deslumbrados por este monumento de la naturaleza. El Hotel El Tovar fue considerado durante mucho tiempo como uno de los edificios más caros de su clase, ya que no faltaba nada para que la estancia en este lugar fuera cómoda a la vez que única. Pero Fred Harvey no se conformó con construir un hotel. Fue un visionario que previó el entusiasmo que provocaría el Gran Cañón. Pensó en instalaciones adicionales y conocía a un arquitecto de talento al que ya había puesto a trabajar. Su nombre era Mary Colter.

    Esta insólita mujer, nacida en Pittsburgh en 1869, había estudiado diseño y arquitectura, una profesión entonces reservada a los hombres, y era una apasionada del arte nativo americano.

    En el Gran Cañón, Fred Harvey le confió la creación de una primera tienda, frente al hotel El Tovar, donde se expondría arte nativo americano para satisfacer a los turistas de paso. Sin embargo, la genial colaboración de Fred Harvey y Mary Colter la convirtió en un modelo para la conservación del lugar.


    Aunque el hotel se construyó con troncos, Mary diseñó una casa que rindiera homenaje a las casas Hopi, los habitantes originales de la zona. Hecha de piedra y madera local, con varias cubiertas tradicionales, la casa fue construida por trabajadores Hopi que aportaron sus habilidades tradicionales.

    En el interior, el diseño de la Casa Hopi combinaba las habitaciones de los nativos americanos con paredes de adobe y alfombras rústicas de los navajos en el suelo con una gran sala de estilo hispano-mexicano con chimenea, donde se vendían artículos. Varios artesanos nativos americanos hicieron demostraciones de sus oficios, desde la cestería hasta el tejido y la joyería. Fue una gran novedad para la época, y los visitantes se sorprendieron tanto por el descubrimiento de una cultura que les era ajena como por el espectáculo que ofrecía el Gran Cañón en el exterior.


    A partir de 1910, Mary Colter trabajó a tiempo completo para los establecimientos de Fred Harvey como arquitecta de diseño, en gran parte para todos sus nuevos hoteles relacionados con el desarrollo del ferrocarril. Sin embargo, fue en el Gran Cañón donde su asociación con Fred Harvey fue, en mi opinión, la más significativa.

    En pocos años, el desarrollo del turismo en el lugar fue tal que se construyó la primera carretera al oeste del Borde Sur del Cañón para que los visitantes pudieran disfrutar de las numerosas y espectaculares vistas.

    Esta carretera, de unos 15 kilómetros de longitud, debía terminar en un «punto alto», un lugar donde los turistas podían parar para tomar té y refrescos.


    Mary Colter propuso un edificio de piedra, muy al estilo de los nativos del lugar, que se integrara en el paisaje sin desfigurarlo. Sobre todo, quería que Hermit’s Rest estuviera tan perfectamente integrado que la vista de los visitantes no se viera distraída por nada más que el atractivo natural del lugar.


    Cuando se inauguró el local en 1914, uno de los miembros de la compañía ferroviaria, ante la rusticidad del edificio, le dijo a Mary: «¿Por qué no lo ponéis en mejor estado?», y ella se rió y dijo: «¡No se puede imaginar lo que cuesta que parezca tan antiguo! De hecho, había hecho un edificio que parecía haber pertenecido siempre a las rocas contra las que se asienta.


    Entre el Gran Cañón y el arquitecto se estaba gestando una historia de amor. Comprendió que había que proteger a este gigante, ahora que el público iba a hacerse cargo de él, y que era esencial preservar su belleza salvaje.


    Hasta 1933, con el desarrollo del turismo, Mary diseñó las nuevas instalaciones del lugar con la misma determinación de mantenerse lo más cerca posible de la naturaleza. Diseñó un hotel rural de cabañas de madera en el fondo del cañón llamado Phantom Ranch, otro mirador llamado Lookout Studio y el Bright Angel Lodge. Finalmente, puntuó la segunda carretera construida al este del South Rim con una torre llamada Desert View Watchtower.

    Todos estos proyectos fueron impulsados por el profundo respeto del arquitecto por el Gran Cañón. Aunque servían a las necesidades comerciales, siempre tenían que mezclarse con la naturaleza y perturbarla lo menos posible. Su estilo captaba la esencia del pasado, ya fuera el antiguo hábitat de los pueblos indígenas o el de los primeros pioneros.


    Además, los interiores fueron extremadamente meticulosos; pensó cuidadosamente en todos los elementos de la decoración, supervisando la ejecución hasta el más mínimo detalle. Era testaruda, exigente, fastidiosa y decidida, sobre todo porque se desenvolvía en un mundo de hombres en el que tenía que hacer prevalecer sus ideas y defenderlas hasta el final.

    El Gran Cañón fue declarado Parque Nacional por el presidente Wilson en 1919 para proteger su paisaje único y espectacular. Gracias a Mary Colter, el tono fue establecido. Todos sus logros siguen estando presentes en la actualidad. Los tres lugares más emblemáticos son los que diseñó para que los visitantes pudieran ver el Gran Cañón como una obra de arte extendida a sus pies.

    La entrada es libre y gratuita. Pero Hermit’s rest, en el extremo oeste del South Rim, Watchtower, en el extremo este, y Lockout, en el centro, son algo más que simples miradores. Son como centinelas que vigilan a este inmenso dragón, tan majestuoso pero tan vulnerable porque el hombre es su peor depredador. Y de hecho, unas decenas de kilómetros más al oeste, unos inversores sin escrúpulos hicieron construir en 2004 una pasarela de cristal en forma de herradura, con vistas al precipicio. Esta proeza arquitectónica, que costó más de 30 millones de dólares, es como una verruga ajena, totalmente inapropiada para el lugar. La polémica está servida, ya que los pocos minutos de emoción de caminar sobre el abismo cuestan una fortuna a los visitantes.


    Mary Colter debe haber percibido esto. Al colocar a «sus» guardias a lo largo del borde sur del Gran Cañón, ha puesto su parte más hermosa bajo su eterna protección. Y se lo agradecemos sinceramente.

    Texto de Claudia Gillet-Meyer, fotos de Régis Meyer.

    Mas informaciones :

    http://www.heroinas.net/2019/04/mary-colter-arquitecta.html