Browsing Tag

La aguja hueca

    Jardines

    Los jardines de Étretat, donde el hombre modela la naturaleza (FRANCIA)

    octubre 9, 2022
    Jardins d'Étretat

    Crear un jardín, construirlo, diseñarlo, plantarlo, podarlo, es como escribir un libro. Las plantas son las palabras y el jardinero es el escritor. Con las mismas palabras, diez autores escribirán historias diferentes. Con las mismas plantas, diez jardineros crearán espacios únicos. No hay nada más interesante que jugar con el mismo material para crear nuevas expresiones. Todo diseñador es un modelador de materias primas, y cuanto más simple es el material, más sublime puede ser la creación.

    En Étretat, esto es precisamente lo que más fascina.

    Partiendo de un puñado de plantas básicas, algunas de ellas muy «comunes», el paisajista Alexandre Grivko ha revelado el material cincelándolo, modelándolo, domesticándolo hasta hacerlo tan maleable como la arcilla en la mano de un alfarero.



    Hombre de arte desde hace muchos años, apasionado del paisajismo y la horticultura, Alexandre Grivko se ha hecho un nombre en los círculos cerrados de propietarios ricos que le han confiado la creación de sus jardines privados en todo el mundo. Hoy es uno de los más destacados paisajistas del momento. Atrevido, inspirado y riguroso, su dominio de las plantas se debe sin duda a su capacidad poco común para entender los espacios.

    Falaise d'Étretat

    En 2016, en Étretat, en la costa de Normandía, decidió compartir con el público su visión, hasta entonces reservada a unos pocos privilegiados, y creó un jardín en uno de los lugares más inverosímiles.


    El terreno de Villa Roxelane, que adquirió entonces con sus socios, era de hecho un reto para un paisajista. El terreno inclinado, puntiagudo y azotado por el viento es una réplica aplanada de la famosa aguja del acantilado que tiene enfrente, la misma que inmortalizaron los impresionistas y Arsène Lupin. Este capital básico es un activo estimulante para la imaginación, pero también impone sus criterios. En otras palabras, en un lugar así, ¡es difícil no querer superarse!

    Puede que Alexandre Grivko tuviera en mente la frase de Arsène Lupin en «La aguja hueca» de Maurice Leblanc:

    Primero pienso, trato de encontrar la idea general del caso, si puedo expresarme así. Entonces imagino una hipótesis razonable y lógica, de acuerdo con esta idea general. Y sólo entonces examino si los hechos se ajustan a mi hipótesis.


    Para lograrlo, Alexandre Grivko no escatimó en medios en cuanto a hombres, equipos y materiales para completar su proyecto en un tiempo récord. Para explicar sus elecciones, se remite fácilmente al jardinero de Versalles, André Le Nôtre, que en aquella época sólo utilizaba una cantidad limitada de plantas, debidamente podadas, para obtener efectos visuales notables. Sin duda. Pero, sin embargo, también hay una inspiración japonesa en su arte del cincelado y la precisión, así como una percepción muy particular de las curvas, las pendientes y el volumen. Y esto es lo que lo hace excepcional.


    El espacio, que antes era un sabio parque de casas de vacaciones, se ha replanteado por completo y se ha plantado como si se hubiera tejido una gran tela vegetal con varios hilos verdes, de manera que abraza la ladera del acantilado.

    Jardin d'ÉTRETAT

    Y luego el diseñador sublimó el material para crear espirales, protuberancias y huecos, formas de oveja, gradaciones, conchas y tentáculos, arcos y cubos. En resumen, ha jugado con las formas hasta el punto de que la tierra ya no es visible y el jardín se ha convertido en una escultura en sí mismo.


    Se trata de una hazaña extraordinaria de diseño de plantas y, sin duda, una nueva forma de concebir un paisaje. Mediante la armonización de las líneas y los tonos de verde de los árboles de hoja perenne, la poda precisa, el trazado de los caminos y la aparición de obras de arte completamente inmersas en el paisaje, este lugar te transporta a otra dimensión.

    Hay que soltarse y dejarse deslizar por los caminos como si una ola hiciera rodar un guijarro por la orilla. Hay que olvidarse de la gravedad e imaginarse rebotando entre estas suaves almohadillas verdes y todos estos inesperados meandros. Tienes que fundirte en la obra para que te arrastre y te encante. Hay que permitirse divertirse, abolir todas las referencias. Aquí estamos en un libro infantil, un cuadro, un cuento o una historia.

    Jardins d'Étretat
    Mientras la palabra siga viva – Villi Melnikov y Sergey Katran – Moscú

    La realidad ha cambiado de cara y el jardín ha encontrado otra forma de expresión.

    Jardins d'Étretat
    Las gotas de lluvia de Samuel Salcedo – Barcelona

    Sabíamos que la poda es una forma de magnificar cualquier planta y que la multiplicación de plantas podadas puede dar fabulosas impresiones visuales. Aquí Alexandre Grivko nos muestra que la poda puede convertirse en pura poesía al alcance de un paisajista.

    Texto de Claudia Gillet-Meyer – Fotos de Stéphanie Berusseau y Claudia Gillet-Meyer

    Mas informaciones:

    https://etretatgarden.fr/en/