Browsing Tag

Sienna

    Jardines Paisaje

    El Valle de Orcia, un jardín paisaje de 700 años de antigüedad (ITALIA)

    diciembre 14, 2021
    Val d'Orcia

    Al sur de Florencia y al norte de Siena se encuentra una pequeña joya llamada Val d’Orcia. Este maravilloso e idílico territorio actúa como un imán para sus visitantes y ha sido pintado, descrito y fotografiado multitud de veces, desde los viajeros del Grand Tour del siglo XVIII hasta los turistas de hoy. De hecho, encarna la soñada y eterna Toscana, hecha de suaves colinas coronadas de cipreses, pueblos medievales y abadías, viñedos y olivares, y campos de trigo ondulados bajo el sol.

    Val d'Orcia

    Aquí, todo es armonía y encanto para los ojos, sin falta de gusto, tanto que uno se pregunta si este paisaje es realmente real.

    ¡Qué aburridos estamos con semejante pregunta!

    Ciertamente, este territorio existe ante nuestros ojos con todos sus atributos reales, pero hasta qué punto es «realmente» auténtico, esa es quizá la verdadera cuestión. Responder que esta tierra es artificial sería una exageración, pero fue pensada, querida y modelada desde cero por los hombres del Renacimiento, que crearon así una especie de paisaje-jardín que representaba un lugar cercano al paraíso, tan utópico como ideal, que finalmente logró convertirse en natural a fuerza de artificios. ¿No es un fabuloso ejercicio de estilo? ¿Y cómo fue posible?

    La historia se desarrolla en el siglo XIII. El Val d’Orcia ya tenía unas predisposiciones naturales innegables y -le aseguramos- nadie vino a construir colinas ni a desviar un río. Lo atravesaba (y lo sigue haciendo) la Vía Francigena, que era una ruta comercial y de peregrinación muy importante entre el norte de Europa y Roma, y pertenecía al territorio de la ciudad de Siena.

    Sienna

    En aquella época, Italia contaba con varias ciudades poderosas, autónomas del poder central y a menudo en competencia entre sí. Siena era una de las más ricas, gracias a su comercio y a sus banqueros, y en consecuencia una de las potencias financieras más importantes de Europa. Su estabilidad política estaba garantizada por el Gobierno de los Nueve, que la mantuvo fuerte hasta que la peste asoló la ciudad a mediados del siglo XIV.

    En aquella época, la riqueza económica solía ir acompañada de un florecimiento cultural, y Siena contaba con una reconocida escuela de pintores. Entre estos pintores, que pertenecían a los «primitivos italianos» y fueron apreciados bastante tarde en Europa, se encontraba Ambroglio Lorenzetti, a quien el «Gobierno de los Nueve» encargó un gran fresco en el palacio público, que representaba una «Alegoría del buen y del mal gobierno».

    El pintor ilustró un real tratado político que era una alegoría de la paz y la guerra. Representó la ciudad (de Siena) y la campiña circundante y dividió los paneles de tal manera que los efectos del buen gobierno (en un lado) y del mal gobierno (en el otro) fueran lo suficientemente elocuentes como para ser reconocidos. El campo desordenado e improductivo, poblado por miserables y campesinos, se oponía radicalmente al campo radiante, limpio y próspero, hogar de ganaderos y agricultores con campos dispuestos en orden y armonía.

    Y fue precisamente en esta transcripción del campo soñado donde los ricos comerciantes sieneses invirtieron su fortuna para desarrollar la agricultura en el Val d’Orcia, como escenario de la ciudad. Ayudaron a colonizar la tierra y construyeron villas, pueblos e iglesias, reforzando los ideales que promovía el Renacimiento.

    Val d'Orcia

    Esta utopía se hizo realidad dando el ejemplo de un campo domesticado, un cierto «sentido de la naturaleza» vigilado y no salvaje, un paisaje meticulosamente creado para ilustrar el buen gobierno.

    Val d'Orcia

    Si esta construcción forzada de un espacio agrícola ideal es bastante excepcional, lo que es igualmente excepcional es la capacidad de este paisaje para perdurar en el tiempo y atravesar las vicisitudes de los siglos sucesivos, consiguiendo incluso esquivar la autopista.

    Val d'Orcia

    Ha habido periodos menos prósperos pero, año tras año, el Val d’Orcia ha resistido, no se ha dejado destruir, e incluso ha seguido potenciando este patrimonio tan especial. La clasificación del Valle de Orcia en la Lista del Patrimonio de la Unesco en 2004 completó la protección de la zona, haciendo que los habitantes sean conscientes de la riqueza de su entorno. Hoy en día, destacan en la conservación y mejora de su patrimonio.

    Cuando uno recorre los caminos de la Val d’Orcia, queda fascinado por la capacidad de esta naturaleza para captar la luz, igual que una diva sabe captar la mirada del fotógrafo. Ambos pueden ser un poco artificiales y primitivos, pero ¿es eso realmente un problema? Compartir la belleza es un acto de salud pública, una apertura del corazón, un bálsamo contra la melancolía, así como una fuente infinita de inspiración. No importa cuáles sean los medios, porque hasta un diamante necesita ser pulido.

    Val d'Orcia

    Texto y fotos (9/10/12) de Claudia Gillet-Meyer. Las otras fotos provienen del Internet. Si algún fotógrafo no encuentra su nombre bajo la foto, por favor que se signale .

    MAS INFORMACIONES :