Browsing Tag

World of Darkness

    Edificios religiosos Patrimonio

    El templo Fushiri Inari de Kioto o la ley mágica de la anidación (JAPON)

    junio 18, 2022
    Fushiri Inari

    Anidar es, en mi opinión, una de las formas más fascinantes de pensar, haciendo aparecer lo que no vemos, ocultando a su vez otro tesoro, tantas veces como la historia lo permita.

    En resumen, es la ley mágica de las muñecas rusas.

    En la actualidad, las muñecas Matryoshka están estrechamente vinculadas al folclore ruso y, de hecho, fue el pintor ruso Serguei Malioutine quien las popularizó a finales del siglo XIX, cuando el país buscaba su identidad. Lo que se olvida es que, desde la trastienda de una juguetería de Serguiev Possad, al noreste de Moscú, dibujó los primeros bocetos de las famosas matrioskas, inspiradas en muñecos de madera que representaban a las siete divinidades de la felicidad o la buena fortuna que había traído de… ¡Japón! Fue el país del sol naciente el que inspiró esta ley mágica de anidación.

    Es con este principio de las muñecas rusas (ya que así se llama ahora) que les invito a visitar el templo Fushiri Inari de Kioto para entender quién esconde qué y viceversa. Déjeme explicarle.

    Fushiri Inari

    Al principio, descubrimos un santuario dedicado a Inari, que es un kami o «espíritu» del sintoísmo japonés, asociado a la prosperidad y la buena fortuna. A continuación, nos enteramos de que la noción de prosperidad ha evolucionado a lo largo del tiempo, por lo que los kami en cuestión también han cambiado de aspecto y pueden ser masculinos, femeninos o andróginos, según la época de que se trate. Entonces, el kami necesita un mensajero o yokai que lo proteja. En el caso de Inari, es el zorro Kitsune quien desempeña este papel. Sin embargo, al ser una criatura fantástica, el Kitsune también es cambiante y travieso con poderes benéficos o malévolos. Para honrarlos -tanto a los kami como a los yokai- se pueden llevar ofrendas o erigir un torii (o pórtico de madera).

    ¿Está claro? Bueno, para los iniciados quizás, pero para mí fue un poco confuso y tuve que abrir caja tras caja para entender la extraordinaria historia de este templo.

    Fushiri Inari

    Así es como se ve.

    Lo primero que llama la atención y hace que este santuario sea especial es su inmensidad, su estructura y su belleza. Como la «buena fortuna» es un valor bastante exigido al dios que la encarna, los dones de los torii se han acumulado a lo largo del tiempo y es una gran columna vertebral de color bermellón que se articula en la montaña la que saluda a los visitantes nada más atravesar la puerta de entrada.

    Fundado durante la era Nara (708-715), Fushiri Inari se desarrolló más particularmente a partir de la era Edo (1600-1868), época en la que comenzaron las donaciones de torii, hasta el punto de que ahora hay casi 10.000 de ellos. Su color rojo-anaranjado procede del taoísmo chino, y esta serpiente de pórticos rojos que contrasta con el verde del bosque circundante es sin duda el mayor atractivo visual del lugar. También se puede ver, por las inscripciones en negro de cada pórtico, los nombres de los mecenas que suelen ser personas muy ricas o empresas comerciales.

    Hablemos ahora del dios o kami Inari al que está dedicado. Es uno de los más venerados en Japón. Aparece en primer lugar como el dios de las buenas cosechas, del arroz en particular, pero también del té. Pero al evolucionar el concepto de producción de riqueza, se convirtió, durante la era Edo, en el dios de los artesanos de la madera y el textil y, sobre todo, de los herreros que fabricaban las espadas de los samuráis. Y luego, como las profesiones que hacen que la gente prospere siguieron cambiando, Inari se transformó naturalmente en el dios del comercio, la industria, la prosperidad, la suerte y el éxito.

    A medida que Japón emergía como potencia económica mundial, el auge de los intereses económicos japoneses hizo que Inari (y sus santuarios y sacerdotes) se convirtiera en algo importante para la apertura de nuevos negocios, edificios y sociedades en general.

    Por ello, la representación de esta deidad también es muy evolutiva. Al principio, Inari adoptó la forma masculina para el dios de la comida y la forma femenina para el dios del arroz. En algunas representaciones, Inari era un anciano sentado en un montón de arroz custodiado por dos zorros, y en otras, Inari aparecía como una hermosa geisha.

    Después, el budismo se apoderó de los antiguos kami e Inari se asoció con Dakiniten o incluso Benzaiten, una versión japonesa de la india Saraswati, que es una de las siete deidades de la felicidad. ¡Las famosas deidades de nuestros muñecos de inicio!

    Fushiri Inari

    ¿Todavía me sigues? Porque, cuidado, aún no hemos llegado al final del proceso de anidación.

    Lo más extraordinario es que el kami utiliza a un yokai para servirle y protegerle. ¡El de Inari es Kitsune, el zorro! Generalmente considerado como un espíritu femenino astuto y malicioso, puede ayudar o perjudicar a los humanos que le rodean. Sin embargo, como Inari es una deidad benévola, sólo los Kitsune son sus verdaderos servidores. Ahora, si pensabas que habías entendido más o menos a Inari y a su mensajero, te reto a que superes todos los trucos que esconde este zorro. Porque Kitsune ha influido en la apariencia de Inari. Así que cuando el culto pagano de la diosa Kitsune se encontró con el culto de la imagen del anciano (de las cosechas), a Inari se le concedieron sus poderes polimórficos…

    Fushiri Inari

    Kitsune es una figura emblemática del folclore japonés precisamente por sus metamorfosis. A este zorro le encanta hacer bromas a los humanos. Es muy inteligente y tiene muchos poderes. Cada cien años le sale una nueva cola. Puede tener hasta nueve colas, un signo de sabiduría avanzada. A una edad madura, el Kitsune se vuelve extremadamente poderoso y puede adoptar cualquier apariencia. Tiene el poder de leer la mente, de tomar posesión de los espíritus y de los sueños. Así, la fantástica criatura puede manipular a los humanos e influir en sus destinos. Sin embargo, resulta que la noción de Kitsune sobre el bien y el mal depende de lo que él cree que es correcto o incorrecto y su comportamiento varía según el trato que haya recibido. Además, es bastante emocional y se deja llevar fácilmente por sus sentimientos. Pueden ser resentidos y susceptibles, pero cumplirán sus promesas si se confía en él.

    Como es importante no ofenderle demasiado, la gente fue confundiendo al kami con su mensajero y el zorro es ahora adorado a su vez como dios del arroz, del comercio, de la prosperidad, del éxito, etc., lo cual es evidente cuando se pasea por el templo Fushiri Inari. Las estatuas de zorros son omnipresentes, a veces sosteniendo la llave del granero, a veces una espiga de arroz o una bola que simboliza el espíritu de la comida. Miles de placas de madera con la efigie del zorro recogen los deseos de los visitantes que hacen ofrendas de arroz, sake, dinero o tofu frito a cambio. En resumen, ¡hay que portarse bien con Kitsune!

    Inari y su conexión con Kitsune son tan populares en Japón que aparecen regularmente en los medios de comunicación. Desde el teatro kabuki, han llegado a las series (Persona), los juegos de rol (World of Darkness) o el manga (Naruto), por nombrar sólo algunos. Además, se les rinde culto antes del periodo de la cosecha y todos los santuarios dedicados a Inari organizan celebraciones en las que los participantes llevan máscaras de Kitsune.

    Fushiri Inari

    En el archipiélago japonés hay 2970 lugares de culto dedicados a Inari, pero el santuario de Fushiri Inari, en Kioto, es con diferencia el más popular y espectacular.

    Si has seguido todo, ahora sabrás que entrar en el santuario de Fushiri Inari es, en primer lugar, pasar de un torii a otro con humildad, sin molestar a los kami Inari, sabiendo que Kitsune, el zorro astuto, puede esconderse detrás de cada columna, y que debemos conseguir sus buenas gracias y hacerle donaciones en caso de que se enfade y, en consecuencia, nos prive de suerte o prosperidad.

    Fushiri Inari

    A continuación, emprenderá un viaje al corazón del encanto japonés, proporcionado por este increíble nido que se asemeja a las muñecas dedicadas a la buena fortuna. ¿No está maravillosamente claro?

    Texto de Claudia Gillet-MEYER y fotos de Régis Meyer.