Atmósfera

Mompox, la ciudad que surge de un sueño (COLOMBIA)

abril 13, 2021
Mompox


Mompox

En algún lugar de Colombia hay una ciudad de la que poca gente ha oído hablar.

Una ciudad espejismo, que un día brilla y otro se oculta a los ojos del mundo.

Una ciudad que no estamos seguros de poder localizar en un mapa.

Y con razón. Ha permanecida prácticamente inalcanzable durante muchos años, atrapada en los extensos brazos del Magdalena, ese magnífico río que araña Colombia desde los Andes hasta el Caribe. Santa Cruz de Mompox, como se llama la ciudad, se encuentra hoy en día en una isla creada por los caprichos de este inmenso río que se ha extendido en múltiples bancos de arena en medio de un laberinto de afluentes, antes de desembocar en el mar.

Mompox

Irónicamente, fue este mismo río el que dio origen a la ciudad en 1539, uniéndola directamente a Cartagena, la capital del país en ese momento. Esta ubicación protegida, lo suficientemente alejada de la costa como para escapar de los piratas pero fácilmente accesible por vía fluvial, la convirtió en un lugar ideal para acuñar monedas y en un importante centro comercial. Tanto como decir que la riqueza fluye rápidamente allí y que los aristócratas cartagineses acuden a construir suntuosas residencias.

Mompox

Mompox era entonces una ciudad dependiente de España y los andaluces que se instalaron en ella trajeron una tradición árabe, la de la joyería de filigrana, que se convirtió en una especialidad de la ciudad, siendo el oro y la plata especialmente abundantes aquí.


Su hora de gloria duró hasta el siglo XIX, especialmente en 1810, cuando se convirtió en la primera ciudad en emanciparse del Imperio Español y en recibir a Simón Bolívar en varias ocasiones.
Pero el destino de Mompox no está ligado a los hombres. Sólo depende del río que la creó y que decide un día recuperar lo que dio. Así es como la aísla gradualmente del resto del mundo, atrapándola en un no «man’s land» casi inaccesible. Sometida, esta suntuosa ciudad cierra sus ojos de gran dama y se duerme en el sueño del olvido.
Todo permanece intacto: sus hermosas casas coloniales, sus coloridas iglesias, su encanto, su despreocupación y sus talleres de orfebrería, fijados en el tiempo y el espacio.


Hoy en día, para llegar a Mompox, no hay que temer las largas horas de carretera y pista y -en el lado positivo- se puede decir que esta lejanía la ha preservado de cualquier trastorno. Como una belleza que se despierta en un cuento de hadas, permanece idéntica al lado de su amante perpetuo, el Magdalena, que no quiere dejarla.

Mompox


Basta con pasear unos minutos por sus calles para dejarse envolver por su extraña atmósfera, seducido por otro ritmo. Decir que el tiempo se ha detenido aquí es bastante mezquino. De hecho, se ha diluido, licuado tanto como el omnipresente río. ¿Cómo se puede ser tan trivial como para hablar del paso del tiempo cuando en Mompox el tiempo permanece y se asienta?

«Es como si el tiempo diera vueltas y volviéramos al principio».
Gabriel García Márquez «Cien años de soledad»

Este es, sin duda, el verdadero secreto de esta ciudad: ha negociado un pacto con la eternidad. Mientras que otros habrían caído en la ruina, sus cien años de soledad la han hecho impermeable al cambio. Además, instintivamente, uno modifica aquí todos sus hábitos. El ritmo se ralentiza, los pensamientos vuelan y la mente descansa. ¿Qué otra cosa se puede hacer sino dejarse llevar por esta espiral intemporal?

Mompox

A la refrescante sombra de los frondosos patios, te sientas en una de las mecedoras que bordean los arcos de las verandas, arrullado por el canto de los pájaros. Los grandes ventiladores agitan el aire lentamente y uno se adormece, mareado por la quietud ambiental y el embriagador aroma de las flores tropicales.


Despreocupadamente, cuando llega la noche, paseamos a lo largo de las imperiosas corrientes del río para respirar la humedad, y luego nos dormimos en habitaciones con ventanas de hierro forjado y muebles con pátina de antigüedad, soñando con una ciudad de la que nos han hablado y que creíamos visitar.

«Mompox no existe, a veces soñamos con ella, pero no existe.
Gabriel García Márquez «El general en su laberinto»

Para saber más :

Centro histórico de Santa Cruz de Mompox (clasificado como Patrimonio Mundial de la Unesco en 1995)
https://whc.unesco.org/fr/list/742/

Los libros de Gabriel García Márquez.
Nacido en Aracataca, una ciudad vecina también atrapada en el brazo del Magdalena, describe el ambiente tan particular de las ciudades de esta «ciénaga» en :
«Cien años de soledad»

El río Magdalena es particularmente honrado en su magnífica novela de amor:
«El amor en los tiempos del cólera.»

Mompox y el río Magdalena

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply