Patrimonio

Saltaire, un modelo de ciudad industrial en constante desarrollo

octubre 28, 2021
Saltaire
Saltaire

Estaba en el aire en ese momento. A mediados del siglo XIX, la industrialización estaba en pleno apogeo en Inglaterra, alterando el paisaje, tanto físicamente como socialmente, creando una revolución en todos los sentidos. El país se moderniza, innova y produce, lo que lleva a la expansión de las ciudades, especialmente en el norte del país, y a la creación de nuevas clases sociales. Junto a la ancestral división entre la aristocracia y el mundo rural, surgen dos nuevos mundos: por un lado, una clase media de empresarios burgueses y, por otro, una enorme clase obrera. La relación de estrecha interdependencia entre estos dos nuevos estratos sociales es complicada, conflictiva y el origen de todos los cambios que se producirán en la Europa del siglo XX.

Saltaire


Y aquí es donde entra el Sr. Titus Salt.

Es el típico modelo de estos nuevos empresarios que deben su éxito a su pugnacidad, su trabajo en el campo y su inventiva. El aprendizaje de Titus Salt como empresario, al lado de su padre, fue en el mundo del textil, especialmente de la lana. Tenían su sede en Bradford, una pequeña ciudad rural de Yorkshire que se había convertido en la capital mundial de la lana en un tiempo récord. Las hilanderías han surgido aquí gracias a los recursos naturales de la región y la población crece exponencialmente. Las condiciones de trabajo han seguido el mismo patrón, pero de forma completamente diferente. Los trabajadores viven unos encima de otros en condiciones de insalubridad espantosas y la esperanza de vida es tan baja que las cifras son vergonzosas.


Titus es un hombre tranquilo, que no se siente muy cómodo en público, pero notablemente observador y con un gran sentido de la responsabilidad. Cuando se traslada con su familia a las afueras de los barrios obreros, no puede creer lo que ven sus ojos. Descubre la miseria de quienes le rodean y dependen de hombres como él para sobrevivir en un entorno que ya no es humano. Utilizará su sentido visionario del comercio para ponerlo al servicio de un humanismo que es muy necesario en estos momentos.


Mientras se encargaba de las compras de lana para la empresa familiar, descubrió fardos de alpaca en el muelle de Liverpool, procedentes de Perú. Nadie quería comprarlos porque la lana era demasiado difícil de cardar. Él creía lo contrario y pasó 18 meses trabajando con sus colegas para domar este material del que creía que podía producir un tejido único. Su intuición y su trabajo duro fueron recompensados más allá de sus expectativas. El resultado fue suntuoso, combinando el brillo de la seda con las cualidades de la lana, y sedujo muy rápidamente a la familia real y a todas las élites del país. La fortuna estaba al alcance de la mano.
Titus Salt decidió trasladar sus hilanderías fuera del ambiente insalubre de Bradford y en 1851 adquirió un terreno a pocos kilómetros de la ciudad, estratégicamente atravesado por la línea de ferrocarril, el río y el canal que va de Leeds a Liverpool. También era un lugar encantador, bucólico y romántico, palabras que rara vez se asocian con el desarrollo industrial.

Saltaire

El tono está marcado. El señor Salt y el río Aire se «unieron» para formar la nueva ciudad de Saltaire, en cuyo centro se encontraban los edificios del molino y una de las primeras ciudades obreras del mundo. Tito sabía lo que ya no quería: trabajadores borrachos, con cólera, sucios, sin educación y deprimidos. Su visión era tanto filantrópica como productiva, y diseñó «su» ciudad sobre bases humanas, sociales y estéticas. Nada de palacios comunitarios a la Godin* o socialismo utópico a la Robert Owen**, que eran los otros modelos de ciudades obreras de la época. Por ello, encargaron a los arquitectos locales Francis Lockwood y William Mawson la construcción de una ciudad, que durante 25 años se construyó en sillar (y no en ladrillo, como era habitual en las ciudades industriales) en un estilo clásico inspirado en el Renacimiento italiano.

Las casas individuales estaban especialmente bien cuidadas y eran cómodas, con suministro de agua, alumbrado de gas y jardín, así como con habitaciones separadas y una zona de cocina dedicada. ¡Un lujo infinito para estas familias de clase trabajadora en comparación con sus condiciones pasadas! Las calles llevan los nombres de los hijos del Sr. Salt y de la familia real y se organizan en torno a todos los atributos de una ciudad: dos iglesias, una escuela, un teatro, un hospital, baños públicos, residencias de ancianos y un enorme parque. Y el conjunto es armonioso, aireado y estéticamente agradable; luego lo ocupan las 3.500 personas que trabajan para la hilandería de Salt !


Saltaire

Titus Salt cree en la educación de los niños, las condiciones de vida saludables, el entretenimiento para todos, el cuidado de los enfermos y los ancianos.

Desde el punto de vista político, aboga por unas mejores condiciones de trabajo,

por una reducción de la jornada laboral y por una ciudad para vivir,

no sólo para alojarse.

Aunque su compromiso sea en interés de la empresa, su humanismo no está en duda.

Era un hombre público y un jefe muy apreciado, como atestiguan

las 100.000 personas que siguieron su ataúd a su entierro en el cementerio de Saltaire.

El complejo industrial de Salt Mills funcionó tras su muerte con sus descendientes hasta 1986 y, como las buenas ideas nunca envejecen, fue rescatado del abandono por el empresario local Jonathan Silver poco después.

Saltaire


A finales de la década de 1980 se inició otra revolución: la restauración y reutilización de monumentos y terrenos industriales abandonados. Así llegó a Saltaire una nueva población, en la que se mezclan artistas y nuevos empresarios del mundo digital. Jonathan Silver ha convertido a su amigo, el artista nacido en Bradford David Hockney, en huésped permanente de Salt Mills, y ha dedicado el lugar a exposiciones temporales y a acoger empresas digitales. El sitio fue incluido en la lista de la UNESCO en 2001.


Saltaire se ha librado de la demolición (sólo se ha destruido el 1% de su patrimonio) y se ha convertido en la joya arquitectónica de la vecina Bradford en el desarrollo turístico y cultural de la región. Más que un testamento de las utópicas ciudades obreras de la época, ha conseguido la arriesgada tarea de seguir habitada, viva y activa.

Sir Titus Salt fue un visionario tanto en la fabricación de su tela de alpaca como en el diseño de una ciudad. En ambos casos, puso el confort y la felicidad de los seres humanos en el centro de sus preocupaciones.

Texto de Claudia y fotos de Régis ( menos dos!)

*Familistère de Guise construido por Jean Baptiste Godin en 1859 (Francia)
** El pueblo de New Lanark construido por David Dale y Robert Owen en 1786 (Escocia)

MAS INFORMACIONES :

• SALTS MILL

http://www.saltsmill.org.uk

• Sir Titus Salt, Baronet, His Life and Its Lessons, by Robert Balgarnie

https://librivox.org/sir-titus-salt-baronet-by-robert-balgarnie/

• Saltaire, ville-usine modèle du Nord de l’Angleterre : un objet urbain à part entière entre permanence et mutation par Aurore Caignet

https://journals.openedition.org/rge/9253

 Saltaire, inscrite au Patrimoine mondial de l‘UNESCO

https://whc.unesco.org/fr/list/1028/

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply