Atmósfera

Linternas japonesas o el juego de luces y sombras (Japon)

julio 18, 2021
Lanternes temple


En Japón, la linterna es un objeto ordinario con una función extraordinaria.


Hay muchos, cada uno con un nombre particular, según sea de bronce o de piedra, de papel o de seda, suspendido o en el suelo, flotando en el agua o volando en el aire. De hecho, la linterna acompaña y guía a los japoneses en todos los momentos de su vida cotidiana, asumiendo funciones muy precisas pero raramente perceptibles a los ojos de los occidentales.


Llegado de China a través de Corea, inicialmente en bronce, hierro o piedra, se instalaba en los templos con el nombre de tōrō .

lanterne japonaise


Más tarde, todavía procedente de China, fue el marco de bambú rectangular, redondo o cilíndrico cubierto de papel o seda el que hizo su entrada en Japón e invadió la vida cotidiana. Estos últimos, más cercanos a los faroles, se llaman Chōchin y se cuelgan o se colocan en el suelo. Se pueden encontrar por todas partes, alineados frente a los templos o a la entrada de los restaurantes, durante los festivales y, sobre todo, en homenaje a los antepasados fallecidos durante la ceremonia Urabon-kyō, en la que flotan por cientos en lagos y ríos.

Lanterne japonaise


Todas estas linternas tienen una cosa maravillosa en común: no iluminan… o muy poco. Es entonces cuando uno se da cuenta del abismo que separa la percepción de la luz en el mundo occidental de la del País del Sol Naciente, terriblemente más sutil.


Pero, ¿para qué pueden servir?


La linterna tōrō, de bronce o piedra, apareció en los templos japoneses para rendir homenaje a Buda ofreciéndole una fuente de luz. En realidad, se trata más de una metáfora de la luz que de la incandescencia en sí, ya que esta linterna es una pequeña maravilla de simbolismo. Se hace sentir no sólo en los templos, sino también en las casas de té y en los jardines, recordando al ser humano su conexión con la naturaleza a la que pertenece.

Los tōrō tienen la misma composición.

Lanterne japonaise

En primer lugar, una base en el suelo que representa la tierra chi.

Está rematado por una segunda parte que simboliza el agua sui ,

luego una tercera parte donde hay una llama que evoca el fuego ka.

Luego viene la cuarta parte dedicada al viento

y finalmente la última y más sutil etapa, que nos lleva al espacio infinito, el vacío o espíritu .


¿Y qué hace la luz en todo esto?


Irradia como la energía Qi, que es uno de los fundamentos de la vida según la medicina tradicional china; sutil, esencial, vibrante, está presente en este objeto a imagen de la energía que recorre al hombre. Estas linternas son pequeñas guías espirituales que salpican delicadamente el paisaje, enlaces entre el cielo y la tierra.

Lanterne japonaise


Y qué decir de los Chōchin, esos faroles de papel o seda, omnipresentes al anochecer en las calles de las ciudades? Ciertamente, las inscripciones pintadas en sus paredes rebotadas son pistas sobre los establecimientos que adornan, pero es obvio que todavía no es la luz la que prima, tan tenue y contenida es.


Esto es precisamente lo fascinante de la cultura japonesa: todas estas fuentes de luz no buscan iluminar, sino realzar la oscuridad que revelan, creando así un cuadro de claroscuro, tan mágico como irreal.

Lanternes japonaises


La fuente de luz, filtrada y tenue, pretende magnificar la Sombra, ese mundo de incertidumbres, posibilidades y desconocimientos. Esta sombra, tan querida por los japoneses, es donde nace lo indecible y la belleza.


«Creo que la belleza no es una sustancia en sí misma, sino nada más que un dibujo de sombras, un juego de claroscuros producido por la yuxtaposición de varias sustancias. Al igual que una piedra fosforescente que, colocada en la oscuridad, emite radiaciones, pierde toda su fascinación como joya preciosa cuando se expone a la luz del día, la belleza pierde su existencia si se eliminan los efectos de la sombra.
Junichiro Tanizaki – Elogio de la sombra


El país que más venera la sombra es, por tanto, el que más variedad de faroles tiene para exaltar estos magníficos juegos de claroscuro. La sombra es una riqueza estética, llena de elegancia e insinuación, una fuente de duda e inspiración, de enigma y revelación. Como un gesto suspendido, la sombra llama hacia otras orillas que nuestro espíritu puede sublimar a placer. La luz incierta de los faroles necesita la oscuridad que no puede atravesar, porque juntos reflejan la poesía de la vida y la muerte.

Lanternes japonaises


Como la caligrafía, cuyo simple trazo negro despierta la blancura del papel, el halo de los faroles da vida a la sombra que tanto tiene que ofrecer. En la ambigüedad de los medios tonos, las formas se vuelven más sugerentes, los contornos más conmovedores y la belleza más exquisita. Todo lo que no vemos, pero adivinamos, queda entonces impreso en la retina de nuestra imaginación que la linterna japonesa sabe tan bien solicitar.


Y la oscuridad del mundo ya no existe.

Texto de Claudia y fotos de Régis

Mas informaciones :


https://latam.casadellibro.com/libro-el-elogio-de-la-sombra/9788478442584/469953


You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Ale julio 19, 2021 at 8:33 am

    A medida que leía el artículo, pensaba «esto parece sacado de El Elogio de la Sombra!» y, efectivamente! Es muy interesante ver cómo la introducción de los sistemas de iluminación de occidente en Japón trajo consigo la pérdida de matices estéticos que sólo podían conseguirse mediante la penumbra de una luz tenue. Ha sido una lectura interesante! 🙂

  • Leave a Reply